Actualizado hace: 11 minutos
Entrevista
Paco Moncayo: ''El secuestro es una declaración de guerra''

El exmilitar y excandidato presidencial Paco Moncayo se refirió a la crisis en la frontera con Colombia.

Sábado 31 Marzo 2018 | 11:00

Desde enero de este año se han registrado en la zona al menos ocho ataques y el secuestro de tres trabajadores de diario El Comercio. 

En una entrevista para El Diario, Moncayo, quien entre 1996 y 1998 fue jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, responsabilizó a la disidencia de las FARC de los ataques y explicó que estos grupos están aliados con los cárteles de la droga en México.
ED. En torno a su experiencia como militar ¿Qué es lo que sucede en la frontera entre Ecuador y Colombia ? 
En primer lugar lo que todo sabíamos desde hace tiempo, en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) no es que todos se iban a desmovilizar, que todos iban a dejar esta actividad violenta. De esto estaba advertido el Gobierno del expresidente Rafael Correa. Desde el 2014 la propia Secretaría de Inteligencia (Senain) había hecho un informe muy completo de la situación, ellos dijeron que había entre 1.200 y 1.500 exguerrilleros que estaban organizados militarmente, pero para apoyar a los cárteles de México. No se ha hecho nada, el presidente Lenín Moreno dijo con mucha razón que estos señores estaban haciendo lo que les daba la gana en nuestro territorio.
Hay un sector en el cual las ex FARC están dedicadas al negocio de transportar la droga para los cárteles mexicanos y ahora que están siendo controlados reaccionan violentamente.
¿Considera que detrás de los ataques está solamente el disidente de las FARC conocido como “Guacho” o hay otros grupos subversivos?
Las personas que han conocido a este señor (Guacho) dicen que él no tiene una capacidad directiva, que no es jefe de un movimiento importante, que él es uno más. Lo que se está haciendo es verificando la existencia de este personaje. La verdad es que hoy en Colombia existen muchas bandas armadas que están trabajando, ya no políticamente como las FARC y ELN, sino que están trabajando directamente con cárteles mexicanos, de manera que no es un solo grupo y se trata de una situación muy compleja. 
¿Usted cree que una base extranjera en territorio ecuatoriano puede ser una solución para enfrentar a esos grupos violentos ?
Yo no creo porque Colombia tiene siete bases y, como verá, en Colombia se ha incrementado el cultivo de la coca, en Colombia es donde nace todo este tipo de problemas.
Ecuador tiene que defender su soberanía, sus intereses, pero debe saber coordinar y cooperar con los países involucrados, especialmente con los países vecinos y con Estados Unidos.
No se puede satanizar que exista una seguridad cooperativa con EE.UU. como hablaba Correa que la inteligencia policial trabajaba para el imperio, tonterías que nunca sucedieron, pero en el transcurso debilitaron a las Fuerzas Armadas.
Desde su punto de vista, ¿qué medidas se deben tomar en la frontera ?
Se están haciendo las cosas como corresponde. Es importante que se continúe con la voluntad política que tiene el Gobierno para combatir esta amenaza tan grave, me parece que también se empezó a reinstitucionalizar la inteligencia para que no se dedique a perseguir a periodistas, políticos y se dediquen a estos trabajos.
Por fin entendieron que no se puede tener a los militares con los mismos rifles de hace 25 años, ya están haciendo cosas, se declaró en emergencia a este sector y este es un tema que irá mejorando paulatinamente.
Sobre los periodistas secuestrados en la frontera, ¿qué cree usted que es lo más recomendable ?
Hay experiencias de otros países, la más triste seguramente es la de México, pero también la de Colombia. Los periodistas son un blanco para las acciones delincuenciales de estos grupos criminales, los persiguen, observen cuántos periodistas muertos en Centroamérica, cuántos periodistas muertos en México, porque gracias a la prensa se conoce la verdad porque llegan, investigan y dan a conocer lo que está pasando.
Siempre va a pasar algo como esto, porque si hay un sector que ha sido atacado con brutalidad por el narcotráfico y el crimen organizado son los periodistas.
Para mí esto es una declaración de guerra al Estado ecuatoriano, tomar en su territorio a tres periodistas y llevarlos a otro territorio es una declaración de guerra y, por supuesto, un acto terrorista porque también con eso les envían un mensaje a los periodistas.
Quieren amedrentar a los periodistas para que no informen las actividades de ellos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala