Actualizado hace: 25 minutos
Ciudadanía: tachos de basura son una necesidad diaria

En la calle América, desde el puente El Salto hasta la avenida Eloy Alfaro, la basura puede estar en cualquier sitio, menos en un tacho o canasta.

Lunes 12 Febrero 2018 | 11:00

Esta característica, poco atractiva para una capital, se repite a lo largo y ancho de una urbe que genera, en promedio, 320 toneladas de basura orgánica e inorgánica por día.

Quienes consumen alguna golosina en la calle, ya sea una gaseosa o un helado, una tortilla o un pastel, luego de engullirla, simplemente, o se guardan la envoltura o la servilleta en el bolsillo o, al disimulo, la dejan caer cual hoja que lleva el viento.
Como la primera opción no es muy “higiénica”, entonces el mejor destino es la calle y así, poco a poco, se va acumulando. Pero hasta que pase el recolector, la ciudad habrá puesto en entredicho, seriamente, su reputación turística.
Julio Loor forma parte de los 120 barrenderos que se encargan de recoger la basura en la ciudad. Escoba en mano, mientras realiza su faena al pie del colegio Olmedo, tiene una respuesta para la carencia de tachos para la basura.
“Antes había más, pero se rebosaban, se hacían un asco, llegaban las moscas, los ratones... Era feísimo. Por eso creo que el alcalde tomó la decisión de sacarlos y dejar solo unos cuantos”, dijo Loor.
“Maritza” -no quiso dar su verdadero nombre- todas las mañanas barre la calle Jorge Washington, cerca del mismo sector.
“Lo importante es que la gente haga conciencia sobre no ensuciar la ciudad. Y sí, no es mala idea guardarse alguna servilleta o papel hasta que encuentre un lugar dónde depositarla”, piensa la joven.
Guillermo Pinargote es taxista, así que conoce la ciudad por sus cuatro lados.
“Oiga, con el terremoto la ciudad cambió. Creo que esto también es parte de ese cambio. Pero es verdad, debería haber tachos de basura, en especial cerca de lugares masivos como colegios. Los muchachos comen algo y van dejando la basura”, comentó.
Lorena Véliz ya no vive aquí, pues hace 10 años se fue a Guayaquil a estudiar y trabajar. Sin embargo, de vez en cuando viene a visitar a sus familiares. Para ella, el asunto tiene otra connotación.
“El otro día leí que una autoridad dijo que el año pasado estuvimos entre las tres provincias más visitadas por los turistas. Yo me pregunto: ¿cómo podemos aspirar a seguir en ese sitial si no tenemos tachos para recoger la basura que se genera en las calles?”.
 
Autoridad. Preguntado sobre la falta de canastas, el director de Higiene y Aseo municipal, Gonzalo Mieles, señaló que no eran convenientes porque “allí ponían perros muertos, gatos muertos, desperdicios de comida”.
Para contrarrestar esa carencia, el funcionario aseguró que están haciendo una consultoría para la instalación de contenedores superficiales. Asimismo, informó que el 19 de marzo llegarán cuatro carros recolectores, a un precio aproximado de 160.000 dólares cada uno.
Sobre los desperdicios que se generan en la calles, aquellos que son producto, por ejemplo, de comidas   o golosinas, manifestó que de eso se encargan los recolectores manuales y los mecánicos, aunque recalcó que esa recolección se la hace en las vías de alto impacto o mayor tránsito.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala