Actualizado hace: 13 minutos
Vergüenza mundial
Vergüenza mundial
Por: Pedro Vincent Bowen
pedrovincent@yahoo.com

Domingo 14 Enero 2018 | 04:00

Al prolongado desempeño de mi oficio, a los lazos familiares consanguíneos y políticos diseminados por tutili mundi, por mi doble nacionalidad y a las hermandades masónicas con las que estoy ligado, atribuyo la avalancha de e-mails, whatsApps, twiters, telefonazos y otros medios poco ortodoxos recibidos desde los cuatro puntos cardinales del planeta. 

Cuasi todos coinciden en criticar, protestar o burlarse de la extraña manera en que a un australiano, prófugo de la justicia sueca, el Gobierno de Ecuador lo haya convertido en ciudadano ecuatoriano, sin haberse cumplido los requisitos de ley.
Refiérome a Julian Assange, escondido en nuestra Embajada de Londres desde hace cinco años con todos los costos que demanda su hospedaje, ruedas de prensa internacionales y el uso de tecnología de punta que permite a este hacker internacional espiar y robar, vía Internet, informes confidenciales militares y diplomáticos de los países en conflicto para luego vender la información a medios que se dedican a difundir escándalos.
Nadie se explica de qué manera nuestra Cancillería pasó por alto los requisitos requeridos para conceder la ciudadanía ecuatoriana a un sujeto que se encuentra sin pasaporte huyendo por violación a cuatro mujeres en Suecia y con orden de captura en Inglaterra por haber irrespetado las medidas cautelares que le obligaban a presentarse en la Corte de Justicia de Londres cada 15 días mientras se analizaba su extradición pedida por Suecia.
Ignorante yo en materia de nacionalizaciones, busqué asesoramiento y así supe que el Art. 72 de la Carta de Naturalización dispone los siguientes requisitos:
Solicitud de nacionalidad ecuatoriana. Foto ESIGEX (¿?) tomada por la Cancillería. Tener más de 18 años de edad. Partida de nacimiento (país de origen) apostillada y traducida al español. Copia del pasaporte vigente. Exponer los motivos del pedido de nacionalización. Demostrar medios lícitos de vida en el país.
Y no conforme la Cancillería con haberle otorgado la cédula de ciudadanía ecuatoriana a JA, le extiende un pasaporte diplomático y solicita al Reino Unido que lo considere como un miembro acreditado más de nuestro cuerpo diplomático en Londres, pedido que, por absurdo, fue rechazado de inmediato por las autoridades inglesas.
Creo que ha llegado la hora de que el presidente Lenín tome la decisión de pedir la renuncia a la canciller María Fernanda, y al mismo tiempo, disponga el desalojo de JA de nuestra Embajada londinense y deje sin efecto su cédula y su pasaporte para evitar la vergüenza mundial que este incidente ha provocado a todos los ecuatorianos.  
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: