Actualizado hace: 11 minutos
Costumbre
Un corte de cabello que se resiste a morir

Pueblos originarios del sur de Loja tenían la tradicion de la ‘landa’ o ‘tusa’, que es el primer corte del cabello de un niño.

Jueves 11 Enero 2018 | 04:00

Antes de realizarlo, los padres de familia debían cuidar minuciosamente el pelo, porque de su calidad dependía el grosor de las trenzas. Además eso iba a determinar cuántas personas podían ser invitadas.

En este ritual los papás llamaban a los familiares y amigos y organizaban una gran fiesta, en la que cortaban el pelo al niño.
Antes de la ceremonia le elaboraban varias trenzas, unas finas y otras más gruesas. Los asistentes tenían la opción de cortar una trenza de acuerdo con la cantidad de dinero que entregaban al homenajeado. Así, a mayor cantidad de dinero más gruesa era la trenza.
Luego, los papás retiraban al festejado con el dinero recaudado y brindaban comida y guarapo (bebida de caña fermentada) a los invitados, quienes luego confraternizaban en un baile.
Estas actividades eran muy típicas en las localidades de Calvas, Cariamanga, Sorozanga, Gonzanamá, Quilanga y Espíndola,   donde se siguen realizando con menor frecuencia.
El capillo.  Después de que se llevaba a cabo la ‘tusa’, los niños estaban listos para el capillo, que es una celebración que se daba luego de que era bautizado el pequeño y en la que los padrinos eran los privilegiados. Allí servían  enormes platos de comida. Estos rituales están casi extinguidos, aunque en comunidades lejanas como Chinchanga y Jimbura todavía se practican.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala