Actualizado hace: 6 minutos
Manabí
Femicidios: Muerte por ser mujer

La vida de Antonio (nombre protegido) quedó marcada. Su madre fue asesinada a machetazos, su padre se envenenó y a su hermano le dio un infarto.

Martes 26 Diciembre 2017 | 04:00

Al cuidado, ahora, de unos familiares por parte de madre, Antonio trata de seguir adelante a pesar de los duros golpes que le ha dado la vida, a sus apenas 12 años. 

Él es uno de los tantos huérfanos que dejan los casos de femicidios ocurridos en Manabí.
El cadáver de la madre de Antonio fue hallado en una casa de Portoviejo a inicios de enero con varios machetazos en su cuerpo. El principal sospechoso del crimen fue su pareja, quien luego de unas horas fue hallado envenenado y a pesar de que fue auxiliado y trasladado al hospital regional, falleció un día después.
Los dos hijos de los fallecidos (Antonio y su hermano) presenciaron el crimen de su madre, agregaron los policías.
Luego del hecho de sangre familiares de la madre de Antonio llegaron a firmar los documentos para tenerlos a él y a su hermano a su cargo. Sin embargo, la tragedia en la vida de Antonio no paró.
En el mes de junio su hermano, de apenas 10 años, murió a causa de una afección cardíaca. Sus familiares dijeron “que a lo mejor la tristeza de haber perdido a sus padres lo mató”.
Actualmente la familia sigue dándole gratos momentos a Antonio para que crezca sano y sin ningún problema psicológico.
Denuncia y crimen. Según la Policía, en su mayoría los casos de femicidio han sido cometidos por personas muy allegadas a las víctimas.
Uno de esos casos fue el de Deycis Lorena Reyes Kuffó (45), quien tuvo una relación de 8 meses con Luis D., la cual en lugar de ser maravillosa, se convirtió en una desgracia, dijeron los familiares de la mujer.
Ella buscaba cariño, protección y estabilidad sentimental, pero a Deycis su pareja la maltrataba y constantemente discutían, por lo que ella en algunas ocasiones trató de alejarse de él, pero no pudo hacerlo. Ante las agresiones, Deycis denunció a Luis D.
El caso pasó de la Fiscalía al Departamento de Violencia Intrafamiliar (Devif) de la Policía para que se le diera seguimiento.
El cabo segundo de la Policía, Leonardo Pacheco, encargado del Devif, detalló que se dialogó con Deycis sobre la situación de agresión que vivía y ella obtuvo una boleta de auxilio, pero no quiso continuar con el proceso para que el caso se judicializara. Una semana después fue asesinada.
Los familiares de Deycis indicaron que su expareja le puso una trampa para matarla. Él habría aprovechado que ella puso en alquiler una casa en la ciudadela Las Orquídeas de Portoviejo, y se valió de otra mujer para llamar a Deycis y pedirle encontrarse en la vivienda para ver si le convenía alquilarla.
Cuando Deycis llegó a la cita, a quien halló fue a Luis D. y no le quedó más opción que entrar a dialogar con su expareja. A los pocos minutos vieron salir corriendo a Luis D. de la casa y luego encontraron dentro el cadáver de Deycis.
El último caso de femicidio se suscitó en el sitio Aguas Coloradas, del cantón El Carmen. Allí encontraron  asfixiada a María Anchundia Zambrano (22) y su conviviente Cristian Flores Bajaña (29) estaba ahorcado. Según la Policía, Flores se habría suicidado luego de matar a Anchundia, con quien llevaba tres meses de relación.
Toleran violencia. Pacheco indicó que el de Deycis Reyes es solo uno de los casos que se presentan en el Devif.
“Como promedio se reciben unos 100 casos semanales de violencia intrafamiliar, pero en su gran mayoría las víctimas sólo denuncian para obtener la boleta de auxilio, con el fin de intimidar al conviviente y luego deciden no seguir con el caso. Este es uno de los grandes problemas que tenemos, pues las víctimas de violencia no hacen conciencia del peligro al que se exponen al seguir en este círculo de maltratos”, explicó el jefe policial.
En este año se han suscitado once casos de femicidios en Manabí, además de 7 intentos de femicidio. En todos ellos los criminales mantuvieron o mantenían una relación sentimental con la víctima.
Las armas que se utilizaron en estos asesinatos fueron cuchillos, machetes y revólveres; las dos primeras son de uso cotidiano dentro de los hogares para labores como cocinar y cortar madera, se indicó
Según las estadísticas de la Fiscalía, desde enero hasta octubre del 2017 se ha logrado que sentencien a 6 personas acusadas de femicidio, mientras que dos casos se encuentran en llamamiento a juicio, dos se archivaron, en uno se dio sobreseimiento y en otro se declaró la extinción del caso.
En el 2016 la Fiscalía logró que se sentenciaran seis casos de femicidio, dos quedaron con auto de llamamiento a juicio, dos se archivaron y en uno se dio sobreseimiento (suspensión).
Según se detalló en la Fiscalía, algunos de los casos no llegan a juicio puesto que el victimario o femicida se suicida luego de cometer el crimen; sin embargo, igualmente se realiza un proceso legal para la extinción del caso.
Sometimiento. La psicóloga María Eugenia Montesdeoca, en una entrevista con El Diario al ser consultada sobre el tema de la violencia de género y femicidios, explicó que “la cultura y creencias generan patrones de conducta donde predomina el machismo y han ocasionado una idea distorsionada en el hombre, donde él es el más fuerte y debe predominar ante la mujer, y esto fomenta la violencia”.
Según la psicóloga, todo esto hace que la víctima vea su vida como normal y ligada a un hombre que ejerce el poder sobre ella. “La conciencia de la violencia se convierte en un hábito diario. No existe la capacidad de discernir lo que está bien y lo que no es correcto, porque aprenden a vivir con la agresión, provocando en ciertas ocasiones sentimientos de culpa por la manipulación del agresor”, explica la especialista.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala