Actualizado hace: 24 minutos
Quito
Arzobispo de Quito: el pueblo cree ampliamente que está mejor con Moreno

El arzobispo de Quito y primado del Ecuador, monseñor Fausto Gabriel Trávez, es reacio a hablar de política pero declara que sus feligreses transmiten que la situación en el país ha mejorado con el actual presidente, Lenín Moreno.

Viernes 22 Diciembre 2017 | 16:29

"El pueblo manifiesta ampliamente y sin ningún temor, que está mejor con el señor Lenín Moreno que antes", manifestó el prelado en entrevista con Efe, en vísperas de oficiar el día 24 la misa del gallo en la Catedral quiteña.
Nacido en Toacazo, provincia de Cotopaxi (1941), Trávez lleva más de siete años al frente de la Arquidiócesis de Quito, donde se fijó como meta reactivar la formación en el Seminario Mayor y asegura haber más que duplicado desde entonces el número de seminaristas, que hoy se acercan a 60.
Uno de los cometidos de este clérigo franciscano ha sido promocionar que los sacerdotes se lleven bien, "hemos crecido mucho en fraternidad. Ayuda a hacer el bien", apunta, misión que realiza en paralelo al impulso que ha dado al ámbito pastoral porque asegura, "nuestro pueblo tiene hambre de Dios".
Máximo responsable eclesiástico en 240 parroquias del área de Quito, explica que uno de los principales desafíos para los devotos es "encontrarle sentido al sufrimiento y al dolor".
Pero al repasar este 2017, un año de cambio de tendencia política, reconoce que muchos le han transmitido que ha quedado atrás la confrontación y la sociedad tiene nuevas esperanzas.
"Un profesor me dijo la frase de que 'se nos acabaron las clases del rencor que teníamos los sábados", rememora hoy al confiar que, no le entendió "al principio, pero ahora estamos viviendo un progreso y una ayuda mutua", en alusión a que se está recuperando la paz social.
El exmandatario Rafael Correa, que dejó el poder en mayo, solía dirigirse a la ciudadanía los sábados en sus llamadas "sabatinas", unos prolongados discursos que por sus ataques a ciertos grupos de la sociedad acabaron generando división en el pueblo ecuatoriano.
Sobre la consulta popular que el presidente Moreno ha convocado para el próximo 4 de febrero, recuerda que los miembros de la Iglesia son como todo ciudadano y votarán en conciencia, pero le parece "muy bien, porque quiere hacer una transformación positiva".
"He dialogado personalmente con el señor presidente, he visto que tiene muy buenas intenciones, quiere cambiar", sostiene el arzobispo de Quito, quien mantenía igualmente muy buena relación con su antecesor Correa, quien -dice- atendió muchas de sus peticiones.
"Yo no quiero polemizar contra nadie, soy amigo de todos, les respeto por los bienes que han hecho uno y otro, y les doy el justo valor", insiste y subraya que hace poco más de una década el sistema educativo era muy deficiente y abundaba la mendicidad en las calles de la capital, realidades que han mejorado considerablemente.
Desde que asumió el cargo, el actual jefe del Estado le pidió en varias ocasiones que integrara la comisión anticorrupción, pero monseñor Trávez declinó el ofrecimiento con el argumento de que como sacerdote su tarea es "hablar de Dios, predicar el Evangelio y perdonar, no juzgar", antes de parafrasear a Mateo: "No juzguéis para que no seáis juzgados".
De Moreno, que "no se manifiesta católico, apostólico ni nada de eso, pero tiene gran respeto" por las buenas obras, dice que admira su vocación de diálogo y que, "sabe ver las cualidades positivas".
"Veo un cambio positivo con el señor presidente, sobre todo el diálogo y que no ve defectos, siempre ve cualidades", expone.
Y cita como ejemplo que la Arquidiócesis tiene 22 escuelas bajo su tutela, una labor, la educativa, reconocida por el Estado, razón por la que este viernes el religioso participó en una ceremonia con motivo de la Navidad auspiciada por el Ministerio de Educación.
Trávez también se hace eco de casos que han conmocionado a la sociedad ecuatoriana como el de la niña Emilia Benavides, de 9 años, desaparecida el 15 de diciembre y cuyo cadáver apareció descuartizado e incinerado el martes en una quebrada en las afueras de la ciudad de Loja (sur).
"El mensaje de la Iglesia es que hay que prevenir antes de lamentar", indica al censurar esta y otras agresiones contra menores en diferentes ámbitos, para las que pide una estrategia basada en "educar a todos".
Por último en un mensaje navideño a sus acólitos, el primado ecuatoriano advierte de que "la Navidad no es solo hacer compras" y recapitula, "con el cambio de presidente la democracia es sabia, hace que se alteren y produzcan cambios, y vengan nuevos sabores y compromisos". EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Temas Relacionados

Consulta Popular 2018