Actualizado hace: 37 minutos
Consejos
Los beneficios de tener buena higiene

Mantenerse limpio puede resultar difícil más aún si en la escuela los juegos y ciertas comidas te lo impiden.

Sábado 02 Diciembre 2017 | 04:00

Y es que ensuciarse mientras se come es normal a tu edad, lo malo es que no lo corrijas a tiempo. 
Tus padres tuvieron que enseñarte que antes y después de comer debes lavarte las manos, y que también luego de alimentarte  cepilles tus dientes con pasta dental.
Pero esto es lo básico, yendo más allá existe la expresión “come bien pero no te ensucies”, que debes estar acostumbrado a escuchar en los adultos. Para hacer caso es determinante que seas cuidadoso a la hora de comer, es por esto que debes hacerlo sentado en una mesa de preferencia, ya que si algo se te cae (ya sea del plato o la boca) será en la mesa.
Así evitas que tu camisa de ser niño, o en tu blusa o vestido si eres niña, se vea manchada. 
Ser aseado conlleva a todo, no solo bañarte, lavarte la cara, dientes y manos, va más allá, es algo que permite que las personas tengan una buena imagen, sean respetadas y hasta tomadas en cuenta para ciertas labores.
 
1Una buena higiene implica una buena imagen y esto lleva implícito el hecho de que las cosas se quieran hacer bien por sí mismas. Tienes que tener claro que ser limpio y aseado permite tener una imagen agradable y demuestra los modales que aprendiste en casa.
 
2Ser aseado implica una satisfacción propia, pero también un respeto a los demás. Debes ser consciente del derecho que tiene el resto de personas a sentirse a gusto a tu lado. 
 
3Como todo hábito, el aseo debe ser diario no cuando sientas ganas de hacerlo, te apetezca o te cueste menos, sino todos los días con independencia, esto quiere decir que tus padres no pueden siempre decirte que debes lavarte, tienes que ser tú quien tome esa responsabilidad. 
 
4El hecho de que hagas las cosas bien y aprendas a tener una buena higiene implica, en muchas ocasiones, un esfuerzo mayor o incluso más tiempo. Pero entiende que ese esfuerzo tiene una recompensa, principalmente, para ti mismo. Eso te ayudará a sentirte bien, a que los demás te vean.
Aprender los principales hábitos de aseo empieza desde que tienes tus primeros años, en los que es primordial que de a poco los padres inculquen los buenos quehaceres.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala