Actualizado hace: 2 minutos
OSWALDO VALAREZO CELY *
LEGALIZACIÓN DE SEMILLAS TRANSGÉNICAS

Los organismos genéticamente modificados (OGM) o transgénicos son utilizados en agricultura desde 1996 para elevar los rendimientos y resultan de incorporarle a las plantas genes de otra especie que permitan tolerar presencia de ciertas plagas o químicos como los herbicidas. A nivel mundial se siembra anualmente unos 180 millones de hectáreas de cultivos transgénicos, principalmente maíz, soya, algodón y colza.

Domingo 30 Julio 2017 | 04:00

EE.UU. lidera la lista con el 3a8%, seguido de Brasil 24%, Argentina 13%, Canadá e India con el 6% cada uno. China espera autorización para lanzar materiales de arroz y maíz lo que incrementaría aún más el área con transgénicos. En la Unión Europea sólo destaca España, ésto atribuido a que en el viejo continente se cuestiona este tipo de cultivos. En menor superficie se reporta siembras en unos 20 países en vías de desarrollo. Sin embargo en otros cultivos y países se han frenado por movimientos opositores de consumidores y organizaciones ecológicas, barreras regulatorias y hasta objeciones científicas.
En el 2008 la Constitución declaró a nuestro país ( Art. 401) libre de semillas y cultivos transgénicos, aunque excepcionalmente, y en caso de interés nacional debidamente fundamentado, permitirá introducir semillas y cultivos genéticamente modificados por medio de la presidencia de la República y con aprobación de la Asamblea Nacional. Precisamente en este mes el Registro Oficial publicó la Ley Orgánica de Agrobiodiversidad, Semillas y Fomento de la Agricultura Sustentable, que cuenta con 63 artículos y reemplaza a la Ley de Semillas expedida en 1978 y actualizada en el 2004. Para aplicarla se expedirá dentro de 90 días el respectivo Reglamento. Esta Ley, en el artículo 56 dispone permitir el ingreso de semillas y cultivos transgénicos al territorio nacional únicamente con fines investigativos. En el caso de requerirse la introducción para otros fines, se seguirá el procedimiento establecido en la Carta Magna.
Esta normativa, debatida en varias ciudades con los sectores involucrados en consultas prelegislativas, finalmente permitirá que los centros de investigación respectivos estudien estas semillas y los resultados se validen para seguir con los procesos y aplicación de protocolos exigidos antes de emprender en siembras comerciales. Esto, a pesar de que en casi diez años de la prohibición se conoció presencia de cultivos clandestinos de soya y, aparentemente, también de maíz. 
Por otro lado, es evidente, desde hace rato, la diversidad de productos alimenticios a base de soya y maíz transgénicos introducidos al país que se comercializan libremente en centros de expendio, los cuales incluso están etiquetados advirtiendo al consumidor de que tienen componentes transgénicos. 
Definitivamente, no se sabe hasta cuándo persistirá la polémica por los OGM, entre productores por incrementar la producción y ambientalistas que sostienen sobre peligros a la salud y a la ecología. Tema sensible que a la larga podría afectarnos en ciertas ventas a Europa dentro del tratado comercial firmado en diciembre. 
*Investigador Categorizado Senescyt.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala