Actualizado hace: 1 minuto
Portoviejo
“Rayado” perdió su partido con la muerte

La muerte de Jonathan Rezabala Alcívar (25) enlutó a cientos de personas en la parroquia Colón, pero a su abuelo lo dejó devastado.

Lunes 17 Julio 2017 | 04:00

La mañana de ayer Raúl Alcívar sólo lloraba, lloraba y lloraba por la pérdida de su nieto más amado. “Su hijo”, como él lo consideraba.

Entre lágrimas, Raúl tomó aliento y comentó que cuando Jonathan apenas tenía un año la mamá (su hija) lo llevó a su casa en la calle Santa Teresa, del sitio El Cady de Portoviejo.
“Pasamos un buen rato y cuando mi hija ya se iba él (Jonathan) se aferró fuertemente a mí, me dio un abrazo y dijo ‘yo me quedo con mi abuelito’ y desde allí se quedó conmigo y fuimos inseparables”, relató Raúl, quien se negaba a aceptar que su familiar hubiera perdido la vida en un accidente de moto.
Se salió de la vía. La noche del sábado Raúl Alcívar estaba en Guayaquil, adonde había ido a realizar unas diligencias personales, y mediante una llamada telefónica recibió una de las peores noticias de su vida, su nieto había muerto cuando regresaba a casa.
Según el reporte de la Policía, mientras Jonathan Rezabala viajaba a bordo de una motocicleta por el sitio El Limón, en la vía Portoviejo - Santa Ana, al pasar una curva se salió de la vía y terminó estrellándose contra una columna de cemento y un árbol. Su muerte fue inmediata a causa de las lesiones que sufrió principalmente en la cabeza.
Deportistas. Raúl Alcívar comentó que su nieto era su adoración y orgullo.
“Desde los 5 o 6 años tocó un balón y supo que era lo que quería hacer para siempre, ser futbolista. Empezó en el deporte muy chiquito en un equipo de aquí de Colón que se llama Estrellas Rojas y de allí fue pasando de equipo en equipo hasta que llegó a la Sub-18 de la Liga de Portoviejo”, relató el abuelo.
Alcívar indicó que era el hincha número uno de su nieto y asistía siempre a sus partidos.
“Me acuerdo que en un enfrentamiento que tuvo la Liga de Portoviejo con el Deportivo Cuenca a él lo estaba marcando un afroecuatoriano inmenso y yo pensé que no iba a poder hacer nada, pero él tenía mucho corazón y logró deshacerse de la marca y anotar un gol”, explicó Alcívar.
El abuelo comentó que luego su nieto debió retirarse del fútbol profesional y empezó a trabajar en una empresa de limpieza, pero seguía participando incesantemente en campeonatos barriales y de todo tipo para mantener su pasión.
Jonathan Rezabala deja en la orfandad a una niña de un año y dos meses de edad, se indicó.
Según el familiar, al momento del accidente Jonathan regresaba de dejar a un amigo en el centro de Portoviejo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala