Actualizado hace: 2 horas 47 minutos
Plan Manabí
Plan Manabí
Por: Walter Andrade
wandrade17@yahoo.com

Lunes 20 Marzo 2017 | 04:00

 Wal-Mart es la tienda más grande del mundo. Es la mayor a escala global por volumen de negocios. Pero no es una tienda donde uno va a buscar ropa de diseñadores, zapatos de un cuero especial, juguetes especializados para niños, lentes de sol exclusivos o un vino de años de alejamiento. No, nada de eso. Es una tienda que tiene de todo para el común de los mortales a los precios más bajos del mercado. Esa es su esencia. Pero no es solo tienda, es un supermercado de proporciones gigantescas. Para tener una idea de su tamaño, bastaría con saber que su sistema informático sólo es superado por el del Pentágono y su facturación anual; es decir, lo que vende cada año en sus diferentes formatos de tiendas, es igual o excede al presupuesto de defensa de Estados Unidos, el más grande del mundo, una cifra cercana a quinientos cincuenta mil millones de dólares. Su plantilla de empleados alrededor del mundo es de algo más de dos millones de personas. Como ven, sus números asombran, parecen de ficción. Para mí, es una empresa admirable.

Y ¿qué tiene que ver Wal-Mart con Manabí? Sin querer comparar ambas realidades, el de la empresa y el de la provincia, es posible extraer lo bueno, la parte que se pueda amalgamar, del estilo Wal-Mart de hacer negocios y adaptarla  al  plan de crecimiento de la provincia, obviamente si es que se quiere. A esta empresa nada le vino por generación espontánea ni recibió favores especiales de gobierno alguno: la empresa  tuvo un plan para ser lo que es ahora y convertirse con los años en el negocio más grande del mundo por ventas. La organización diseñó una estrategia que se la sigue hasta ahora sin sacrificar los principios que estableció Sam Walton, su fundador. Deviene coherente y lógico entonces que Manabí tenga una estrategia donde esté señalado el camino por donde andar sabiendo que el recorrido nos llevará a otro nivel de bienestar.
Y ahora parece ser el tiempo oportuno. Estamos por decidir quién será el próximo presidente y Manabí, como todos saben, es una potencia electoral. ¡Es la tercera con mayor votación en el país! Como que podríamos utilizar, en el mejor sentido de la palabra, el poder de nuestros electores para solicitar a cada candidato un plan específico para impulsar la economía de la provincia. Que tenga en cuenta no sólo los efectos devastadores del terremoto del 16 de abril pasado; es decir, rehabilitar, reconstruir o desarrollar las áreas afectadas,  sino también un plan que establezca metas tangibles y verificables del crecimiento esperado de la provincia. Y si ese momento llega, los manabitas tendremos un futuro lleno de esperanza.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: