Actualizado hace: 10 minutos
Las lluvias, el terror de los damnificados

Un televisor de 21 pulgadas, que resistió el terremoto del 16 de abril, se le dañó ayer a María Murillo con la primera lluvia del año.

Martes 10 Enero 2017 | 08:00

Ella y sus cuatro hijos viven en una carpa en la comunidad Cañitas de Charapotó y con la brisa de ayer el agua se filtró por la tela de su provisional vivienda y llegó hasta el televisor y otros artículos del hogar.

Su padre, Domingo Murillo, estaba apenado por la suerte de su hija, quien a primera hora partió a Bahía de Caráquez para hacer gestiones y lograr que le asignen una casa de las que el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) anuncia para quienes perdieron sus casas con el sismo.
Según habitantes de esta comunidad de Charapotó, más de 20 familias amanecieron mojadas con la primera lluvia del 2017. Ellos desde el 16 de abril permanecen en carpas azules con letras chinas que una fundación les obsequió.
Sin embargo, el sol y el polvo ya las han deteriorado y no pueden ser aislantes ante el agua que llega del cielo.
Magali Murillo dijo que su hija de ocho meses amaneció con diarrea y fiebre. Ella atribuye a una infección por el ambiente en el que viven, y agregó que en su caso sí salió “beneficiada” con la construcción de una casa posterremoto, sin embargo, aseguró, no inicia la construcción.
Carmela Sánchez, por su parte, está en otra situación, su vivienda está casi terminada. Le faltan las puertas y el techo para ser habitable y dejar la carpa azul. Recordó entre lágrimas que sufre de neuropatía diabética e hipertensión, por lo que pidió sensibilidad a los contratistas. “Ya no quiero seguir durmiendo en el suelo, mi salud se agrava”, sostuvo.
Casos. La necesidad de casas en más urgente en invierno para los afectados por el terremoto.
“Muchos se mojan en las endebles carpas o se afectan por el lodo que se forma en el suelo con el agua,” dijo Darwin Moreira, presidente del consejo barrial de la ciudadela Fátima de Portoviejo. Señaló que las historias de inconformidad se repiten en toda la provincia.
Por eso ayer varios presidentes de consejos barriales del cantón Portoviejo llegaron hasta la oficina zonal del Miduvi a reclamar por los atrasos. Además,  hicieron una denuncia más grave: afirman que han conocido que “muchos de los que estaban inscritos para recibir casas ya no las tendrán”.
El dirigente Moreira aseguró que la lista 10 y 11 de beneficiarios está frenada debido a que van a realizar una reinspección. Con ello, considera que la mitad de las 12.000 familias que integran ese listado se quedarían, según él, sin el bono de vivienda o mejoramiento porque, explicó, ya han hecho arreglos por su cuenta.
Mónica Vélez, presidenta del consejo barrial San Pablo, mencionó que es increíble cómo tanta gente aún vive en la tierra. Agregó que en su parroquia las quejas son muchas y lo mismo se replica en otros consejos barriales.
Ante eso, dijo que mañana,  a las 16h00, los representantes de los 71 consejos barriales se van a reunir en El Guabito para tratar el tema de las viviendas.
Simón Daza, presidente del consejo barrial Andrés de Vera, señaló que en su sector 55 familias tienen estos problemas, y alertó que es probable que plieguen a una medida radical.
Byron Cuenca, de la parroquia Lodana de Santa Ana, dijo que han pasado cinco meses desde que le prometieron una vivienda y hasta ahora no se concretan. Rosa Ávila tiene el mismo problema en San Ignacio de Charapotó.
Plan.  Fernando Zambrano, coordinador zonal del Miduvi, manifestó que la orden del presidente Rafael Correa es que se dé prioridad en la construcción de las viviendas a las familias que están en albergues y en carpas.
Sin embargo, explicó que actualmente están validando información de las familias y calcula que entre enero y febrero tendrán listo ese requisito para seguir con la construcción.
En el caso de las casas que aún les falta el techo. Dijo que la demanda de viviendas ha sido muy grande y que ahora se ejecutan más de 15.000 casas, lo cual ha causado una escasez de materiales, sobre todo los que no son fabricados en el país. Esperan que lleguen para culminar. 
Sobre la revisión de las listas, indicó que lo que realizan es una validación general de los solictantes de casas ya que, según él, hubo una que otra persona que se aprovechó de la situación del terremoto y quiso obtener una vivienda, aunque no perdió su casa con el sismo, por lo que “esa persona será sacada de la lista para poner a quien lo necesita”.
Mencionó que profesionales ya realizan la nueva inspección.
Chone. En otros lugares de Manabí el problema no es solo para quienes viven en carpas. 
En Chone, la lluvia complicó el ingreso de usuarios que llegaron a las carpas del hospital Napoleón Dávila y se encontraron con agua en los patios e incluso dentro de los consultorios (carpas).
Benhur Rodríguez, gerente de la casa de salud, señaló que el problema se solucionará con la elevación de 20 centímetros de las estructuras de las carpas hospitalarias. Afirmó que este plan se lo tenía previsto hace meses, pero la falta de transporte para el acarreo del material desde la cantera de Picoazá retrasó los trabajos, pero ahora, con el apoyo de la maquinaria municipal, se realiza y mañana iniciarán el levantamiento con la ayuda de la empresa Manabí Construye.
Agregó que la Secretaría de la Reconstrucción asignó a Ecuador Estratégico los recursos para la construcción de dos quirófanos, una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), otra de neonatos, otra de rayos X, más 4 baterías sanitarias, y la construcción de los senderos dentro del hospital. “Aspiramos que desde el miércoles se realicen las cirugías programadas en Calceta, y en Chone se seguirán realizando las operaciones de emergencia”, precisó.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

RECOMENDADAS PARA TI:

Tendencias

Impreso | Martes 24 Enero 2017

Impreso Martes 24 Enero 2017
Compartir en
Compartir en