Actualizado hace: 1 hora 38 minutos
Robert perdió a su hija en el 16A: "Dios se lleva a los mejores"

Una férula, que más se asemeja a un artefacto robótico, cubre todo su brazo derecho.

Viernes 08 Julio 2016 | 08:30

El movimiento en esa extremidad es mínimo.Sin embargo, Robert López Ibarra señala que eso es una afectación leve si se compara que le cayó un edificio de tres pisos.

Robert estaba en su querido Pedernales cuanto empezó el terremoto.
Ocupaba la parte más alta de su casa de tres pisos en la calle 27 de Noviembre y Eloy Alfaro. Junto con él estaba su hija Dara López Velasco, una prometedora joven de 21 años recién egresada de comercio exterior de la Espol de Guayaquil, donde fue la segunda mejor alumna solo por detrás de un japonés. Tenía un futuro promisorio.
LLEGA EL CAOS. Robert rememora sin problemas esos momentos, todo fue tan rápido, dice que cuando empezó el movimiento el piso de concreto no soportó y en segundos cayeron partes del concreto, por lo que intentó bajar por las escaleras, pero ya las mismas se habían destruido, así mejor se quedó en ese piso, abrazó a su hija y empezaron a orar.
El piso finalmente cedió totalmente y ellos fueron a dar a la planta baja, el impacto fue muy fuerte además varias columnas se venían de arriba, una golpeóen la cabeza a Dara López Velasco y la mató de contado.
El padre quedó abrazado a su hija. Cuando todo pasó este inspector municipal se vio atrapado y solo con el cuerpo de su tercera hija, pues la versión de que se venía un tsunami hizo que gran parte de la población se aleje del lugar.
Hubo saqueos y todo Pedernales se volvió un caos. Su esposa, que estaba al frente y había visto cuando cayeron sus seres queridos, empezó a pedir auxilio y un ciudadano de nombre Pedro Ernesto Zambrano acudió a la ayuda. En una hora y media lo sacaron semiasfixiado por la gran cantidad de polvo que había respirado y con graves golpes en gran parte del cuerpo y sobre todo en el brazo derecho.
De urgencia lo llevaron hasta Santo Domingo de los Tsáchilas, donde le dieron los primeros auxilios. 
SE REINTEGRA. Robert López de a poco se reintegra a su vida habitual, aún no regresa al trabajo municipal porque el nervio flexión radial afectó totalmente y no tiene movimiento en el brazo derecho, los médicos le dijeron que con terapia lo máximo que podrá recuperar es un diez por ciento, por lo que ya empieza a utilizar la manoizquierda para defenderse en la vida.
López es cristiano evangélico, igual que su familia no rehúsa hablar de la tragedia de perder a su hija brillante y popular. Considera que Dios se lleva a lo mejor de la tierra “a quien está preparado”, señala y recalca que lo acepta como buen cristiano que es. 
Él no reniega ni se indigna por la tragedia que vive, ahora luego de esta durísima lección dice que lo mejor es vivir el día a día, disfrutar de la vida y estar en armonía con la familia, eso aunque no tiene casa, ya que la construcción que tantos años de trabajo le demandó hacerla se vino abajo en menos de un minuto y durante un mes tuvieron que vivir en la vía pública.
Su cumpleaños fue ayer (7 de julio) y no lo celebró, pues dice, diferirá la fecha para el 16 de abril, cuando señaló que volvió nacer. “En definitiva, el 80 por ciento de los pedernalinos ese día volvimos a nacer”, indica seguro y mirando al infinito.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala