Actualizado hace: 3 minutos
Latinos son ya más del 5 por ciento del Ejército español

Los soldados de origen latinoamericano, con los ecuatorianos y colombianos a la cabeza, suponen ya más del 5 por ciento del Ejército español, que acaba de ampliar su cupo para extranjeros del 7 al 9 por ciento.

Viernes 08 Junio 2007 | 15:15

Desde el año 2002, el Ejército español admite en sus filas extranjeros nacionales de países hispanoamericanos o de Guinea Ecuatorial en la condición de militares profesionales de tropa y marinería. Según datos del Ministerio de Defensa facilitados a Efe, en la actualidad de los 78.000 soldados y marineros con los que cuenta el Ejército español, 4.648 son extranjeros, lo que supone más del 5 por ciento del total. De esa cifra global, 3.774 son hombres y 874 mujeres. Por nacionalidades, los ecuatorianos ocupan el primer lugar de los inmigrantes alistados, con un total de 1.919 soldados procedentes de ese país. Les siguen los colombianos, con 1.872 miembros, y los bolivianos, con 201. Tras ellos, los ciudadanos de Perú, Venezuela, República Dominicana, Argentina y Guinea Ecuatorial son los que más se alistan. Por el contrario, El Salvador, Panamá, Honduras, Nicaragua, México, Guatemala y Costa Rica son los países que menos militares extranjeros aportan a las Fuerzas Armadas españolas. El Ejército de Tierra agrupa a la mayoría de los extranjeros con 3.407 efectivos, de los que 2.795 son hombres y 612 son mujeres; en el del Aire hay 225 (173 hombres y 52 mujeres) y la Armada cuenta con 1.016 (806 hombres y 210 mujeres), según datos facilitados a Efe por el ministerio español de Defensa. El aumento de la cifra de inmigrantes en España llevó al Ministerio de Defensa a modificar en el año 2002 la legislación vigente hasta entonces para permitir el acceso de extranjeros a las Fuerzas Armadas españolas. Con la finalidad de conseguir "su plena integración", se estableció un cupo de acceso del dos por ciento y se determinó que fueran ciudadanos procedentes de países con los que España mantiene "especiales y tradicionales vínculos históricos, culturales y lingüísticos" como los latinoamericanos y Guinea Ecuatorial. En el año 2004, el Ministerio amplió tanto las especialidades como las unidades de destino de los Ejércitos y extendió su acceso a todas las unidades y especialidades del Ejército de Tierra y a las principales del Aire y de la Armada. Esta cifra volvió a aumentar el pasado mes de mayo del siete al nueve por ciento, para "facilitar su presencia e integración" en la sociedad española, según el Ministerio de Defensa, lo que permitirá que lleguen a los 7.650 efectivos. En estos momentos pueden acceder al Ejército español los ciudadanos de Guinea Ecuatorial y de 18 países de América Latina (Argentina, Bolivia, Costa Rica, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela). Los aspirantes deben tener el permiso de residencia temporal o permanente, o en su defecto el derecho reconocido que regula el acceso de extranjeros a la condición de militar profesional. Además deberán ser mayores de edad en la fecha de incorporación y carecer de antecedentes penales en España o en sus países de origen. Los inmigrantes están plenamente integrados en las labores del Ejército español que actualmente participa en varias misiones internacionales. En estas misiones, las tropas españolas han sufrido varios ataques, uno de ellos en Afganistán en julio del pasado año en el que murió el soldado de origen peruano Jorge Arnaldo Hernández. El suceso más reciente, también ocurrido en Afganistán, fue un accidente en el que murió el sargento español Juan Antonio Abril Sánchez y en el que resultaron heridos los soldados Juan Pablo Balarezo Delgado, natural de Quito, y Jacobo del Cristo Pérez Salas. El Ejercito español está integrado únicamente por profesionales desde el 1 de enero de 2002, tras casi 200 años de reclutamiento por el sistema de reemplazo forzoso.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala