Actualizado hace: 1 hora 42 minutos
Manta
Liber perdió a su esposa en las ruinas del "Felipe Navarrete"

Levantarse a las 05h30 para vestir a los niños y prepararles el café no es lo más duro para Liber Pincay.

Martes 21 Junio 2016 | 08:00

Liber es un humilde obrero de las atuneras de Manta y, sobre todo, sobreviviente del terremoto del 16 de abril. 

En el momento fatídico del sismo estaba con su esposa en el tantas veces mencionado “Felipe Navarrete” de Manta, el edificio donde más víctimas se registraron en Manabí (92) el 16A.
Su esposa Yadira Alejandra Castro lo acompañaba como casi siempre que adquirían cosas para sus tres hijos. Los niños se quedaron “porque no dejaban comprar con tranquilidad”.
Dos losas les cayeron encima y él resistió 60 horas bajo los escombros. A ella la vida se le fue apagando cada hora, pero antes de irse se dijeron cuánto se querían en esta vida y se prometieron seguir haciéndolo en la otra, se recomendaron cuidar a los niños y lo que más le duele a él es que se pidieron perdón por no haber dicho todos los “te amo” y “te quiero” cuando debieron hacerlo.
Historia de amor. Desde ese día siente que la ama más. Junto con sus tres hijos de 4, 7 y 9 años la visita en el cementario, lleva flores, velas y muchas lágrimas mientras le dice cuánto la extraña, le cuenta que la casa también se dañó con el sismo y que los niños crecen preguntando por ella, sobre todo el menor, quien no cesa de repetir que su mamita está en el cielo. 
Liber la puede reemplazar en las labores del café, el uniforme limpio, hasta en las tareas de la escuela, pero no en lo que respecto a los abrazos de madre.
Cuenta su familia que durante las primeras horas luego de la tragedia Liber andaba muy triste, no encontraba consuelo, durante un mes no fue a su trabajo en la enlatadora de atún Inepaca que le puso hasta un psicólogo para que se recupere. 
Su hermano Washington ha sido su gran apoyo, como hermano mayor lo saca a pasear en su auto y le da ánimos.
Ahora, que ya está de vuelta en sus labores ha mejorado un poco, siempre le gustó escuchar la palabra del Señor junto a los Testigos de Jehová y eso lo ayuda a consolarse ahora. Él ora y pide fortaleza para continuar por sus hijos.
Los ´peque´. Él sabe que debe ser fuerte para afrontar el mundo, velar por sus hijos y procurarles educación y formación, aunque para eso se necesita dinero,  por lo cual ya hizo trámites en el Registro Único de Damnificados (RUD) para recibir algún tipo de asistencia; por ahora lo que le preocupa es la casa donde vivía la familia, ubicada en la calle 10 y avenida 37 de la ciudadela Santa Martha de Manta, pues presenta daños en su estructura.
Por eso duerme donde sus padres. Su casa tiene cuarteaduras en todos lados. Para ingresar en el día la han apuntalado con cañas aunque saben que eso es una medida débil. 
Liber dice que espera la ayuda para salir de este amargo momento. No pide que le regalen sino que le den un crédito para volver a levantar lo que fue su nido de amor con Yadira, de quien tiene una foto gigante en la sala como símbolo de amor.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Temas Relacionados

Sobrevivientes 16A