Actualizado hace: 41 minutos
Lenin Manuel Moreira Moreira
Tareas escolares

La madre de un niño de quinto año de educación básica –cuarto grado de primaria- me llamó por teléfono, en horas de la noche, para preguntarme los nombres de tres funcionarios provinciales y dos cantonales a fin de responder la tarea impuesta como investigación por la educadora de su hijo. Debo admitir que desconocía el nombre de uno de ellos.

Viernes 01 Junio 2007 | 22:20

En otra ocasión por similar tarea a un alumno de séptimo año básico le pedían el nombre no sólo del Ministro de Educación sino de todos los integrantes del actual gabinete de gobierno. Quiero creer que casos parecidos son hechos aislados generados por determinados profesores que pretenden dar connotación pedagógica, acaso científica a la técnica de investigación que tiene –debe tener- características de acuerdo a las edades y niveles educativos donde el profesor no debe poner galimatías al alumno, sino ser guía, orientador y facilitador del conocimiento, ya que de lo contrario esa tarea es una tortura para el estudiante y por ende a sus padres, que en el mejor de los casos tienen que hacer sus deberes o solicitar el favor a particulares para que sus representados “queden bien” ante el adusto y rígido maestro (a). La educación está inserta en la dinámica social; por esa razón no es estática, es cambiante, debe estar a tono con la época, dirigida hacia la necesidad del estudiante y por eso el aprendizaje debe ser significativo, que corresponda a la realidad de la que el sujeto alumno es interactuante; es decir, parte integrante de su cosmovisión, la misma que, por ser tangible a él, le permite acceder, con facilidad a ella. La escuela no sólo debe ser el edificio frío e impersonal que encasilla en sus aulas al alumno –objeto que recibe conocimientos del sujeto- profesor que le transmite saber teórico convencional, y en la que éste se erige como un nuevo jefe que ordena y que consecuentemente premia o sanciona, sino el taller experimental donde todos aprenden de todos en una relación interpersonal donde primen los objetivos comunes. La investigación es una técnica de aprendizaje muy buena, pero requiere de la orientación directa del maestro, contar con el material de estudio pertinente y desarrollarse “in situ” en el aula, convertida, para el efecto, en taller de inter-aprendizaje donde el maestro se convierte en facilitador y moderador de las exposiciones de los alumnos. Seguir mandando tareas, de suyo, complejas y no significativas provocan desaliento y frustración que afectan al estudiante y lo desmotivan.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala