Actualizado hace: 2 horas 45 minutos
Alfonso Delgado González | Fax 05-2691670
Los puentes vacacionales
Alfonso Delgado González | Fax 05-2691670

En los últimos años y con el fin de impulsar de alguna manera el turismo nacional, los gobiernos de turno se han encargado de mover ciertas fechas del calendario y crear los llamados puentes, para que de esa manera el país cuente con fines de semana vacacionales que unas veces comienzan el viernes y otras terminan el lunes.

Miércoles 30 Mayo 2007 | 22:28

Y todo con detrimento a la real y conveniente celebración de una efemérides cívica, que por tratarse de una recordación especial debe respetarse esa fecha del calendario, sin importar el día de la semana que caiga. Y ese día debe ser el de descanso obligatorio, para que de esta forma cale profundamente en la ciudadanía y principalmente en la juventud el porqué de esa recordación histórica. Nadie ha dado una explicación entendible y razonable del por qué ciertas fechas se trasladan y otras no. Para muestra dos botones: el 1 de mayo en que se conmemora el día del trabajo, en este año cayó martes y su celebración se la hizo ese mismo día, sin que su descanso obligatorio sea trasladado al lunes para formar así un puente vacacional de sábado a lunes. En cambio, el 24 de mayo que conmemora un aniversario más de la Batalla del Pichincha –una de las fechas memorables del Ecuador- cayó jueves y sin más ni más, el día de descanso se lo pasó al viernes, creándose ahí si un puente vacacional. Y todo según se dijo, para fomentar el turismo nacional. No queremos entrar en comparaciones innecesarias, porque las dos fechas son importantes y de trascendencia. Lo cierto es que la cívica no es menos que la laboral. También es cierto que la cívica es de recordación histórica, cuyos protagonistas no existen y sólo constan en las páginas de los libros. Y también es cierto que sin un 24 de mayo, a lo mejor otro sería el presente de este país. El 1 de mayo de recordación laboral moviliza ese día a miles de trabajadores en todo el país, cuya existencia es actual, constituyendo entonces una fuerza que interesa a quienes, de una u otra manera, aspiran a sacarle provecho. Y por ser una fuerza real y con relativo peso, ningún gobierno se atreve a cambiar esa fecha del calendario. Si el gobierno como tal quiere impulsar y fomentar el turismo, bien lo puede hacer de diferentes maneras, como por ejemplo mejorando las vías de acceso a los diversos destinos turísticos que tenemos en todas las regiones, dotándolos de los servicios básicos como agua potable, alcantarillado, energía eléctrica y telefonía. Dándose créditos con condiciones especiales en las líneas de hotelería, restaurantes y sitios de diversión sana. Es decir, toda clase de facilidades para desarrollar un turismo ordenado, que resalte los atractivos de cada sector y que brinde las comodidades que cada visitante se merece. Porque, fomentar el turismo no es cuestión solamente de movilizar fechas en el calendario, sino de apoyar de verdad la cristalización como tales de esos centros de atracción que el Ecuador los tiene por doquier. Así que, enséñese más civismo a la juventud y déjese tranquilos en el calendario de la historia a quienes forjaron con su heroísmo al Ecuador en que por ellos hoy vivimos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala