Actualizado hace: 3 horas 22 minutos
LA ENSENADITA
El alcantarillado no da más
A un costado de la guardería Aroca Paz, la EAPAM dejó abierta una zanja donde se retienen las aguas negras. Esto provoca mal olor y amenaza a la salud de los niños

Sectores como La Ensenadita y Miraflores, son directamente afectados por los gases tóxicos que provienen de la fábrica Inepaca y por los reboses de las aguas negras que se originan por el colapso de las tuberías.

Miércoles 30 Mayo 2007 | 20:29

Según los moradores de esos barrios, el Municipio y la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado de Manta, se hacen de los oídos sordos. José Cedeño, habitante de La Ensenadita, indicó que las aguas industriales que Inepaca descarga a las tuberías, las cuales van cargadas de sangre y grasa, hacen que los conductos colapsen. El sistema de alcantarillado sanitario tiene más de 40 años. “Hemos intentado hablar con los dueños de esta empresa, pero es imposible”, sostuvo. Insalubridad En la calle 4 y avenida 5, en La Ensenadita, se ubica la guardería Aroca Paz, que acoge a más de 120 niños. A un costado, el colector donde se conectan todas las tuberías que transportan las aguas servidas, está roto. Ana Rojas de Delgado, directora de la guardería, sostuvo que hace varios días trabajadores de la EAPAM llegaron a solucionar el problema, pero sólo excavaron el suelo, dejando un enorme hueco donde están estancadas las aguas negras, lo que genera malos olores en la zona. Este problema comienza a afectar a los niños y amenaza su salud. Víctor Espinoza, gerente de la EAPAM, aceptó que el problema no desaparecerá hasta que se construya un nuevo alcantarillado sanitario. Lo que sí están haciendo, dijeron, es darle un ligero mantenimiento a la tubería madre.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala