Actualizado hace: 2 minutos
JUSTICIA
Falta de médicos legistas es cuello de botella judicial
Los resultados de las autopsias son indispensables en los juicios penales por homicidios. En Portoviejo las condiciones para laborar en esta área deja mucho que desear

Para que un juicio penal por homicidio pueda iniciarse es indispensable que al cuerpo de la víctima se le practique una autopsia, caso contrario dicho proceso quedará archivado y por ende el caso pasará a la impunidad.

Miércoles 30 Mayo 2007 | 19:54

El único encargado de realizar dicha autopsia es el médico legista, de lo contrario serán los médicos peritos acreditados quienes se encarguen de tales funciones. En la provincia desde hace algún tiempo persiste el problema por la falta de médicos legistas. El Ministerio Fiscal apenas cuenta con los servicios de uno, Vicente Párraga Bernal, el mismo que se ve atareado por la cantidad de casos en los que debe participar diariamente. Por lo menos se requieren tres médicos legistas, dijo Párraga, porque él no sólo tiene que cumplir sus funciones en Portoviejo, sino en el resto de cantones de la provincia. Vicente Párraga fue contratado para laborar cuatro horas diarias. Médicos peritos Las leyes establecen que ante la falta de médicos legistas, se deben acreditar médicos peritos, pero en muchos de los casos éstos no quieren participar por las condiciones adversas a las que están sometidos. Un ejemplo. Los médicos acreditados en el cantón Junín perciben por sus servicios de autopsia 50 dólares. De ese dinero deben pagar a un ayudante. Deben cubrir sus viajes para cuando realicen las audiencias y testifiquen sus resultados. Pierden sus horas de trabajo como médicos particulares y por último tienen que hacer facturas para recibir el pago. El dinero llega a sus manos tiempo después. De ahí que muchos de los peritos acreditados prefieren excusarse a participar en estos casos y por consiguiente acumulan el trabajo del legista, quien por ser parte del ministerio fiscal realiza estas labores de manera gratuita. Existen cantones como 24 de Mayo, donde ni siquiera hay médicos acreditados. Ahí la situación es más compleja, afirma Alfonso Suárez Molina, agente fiscal, pues cuando se requiere una autopsia se debe esperar a que el legista llegue de Portoviejo. Para los fiscales les resulta complicado pedir los servicios de cualquier médico, como lo señala el Código de Procedimiento Penal, porque muchas veces los resultados y el médico son cuestionados durante el juicio y aquello podría echar al piso la acusación. Ante la falta de estos profesiones y la urgencia de los exámenes son los familiares de las víctimas a quienes les toca cubrir los gastos. Las condiciones de pobreza llevan a muchos de ellos a no realizar la autopsia y con ello alimentar el índice de impunidad. Presupuesto Víctor Hugo Briones, ministro fiscal, coincide que éste es un serio problema y lo justifica con la falta de un presupuesto acorde a sus necesidades. Recuerda que el dinero destinado a ellos es un porcentaje inferior al que percibe la Procuraduría, “y eso no debe ser así, pues nosotros realizamos un trabajo mucho más amplio”, destacó. Pese a ello, agregó, realiza gestiones para lograr partidas que incrementen el personal. CONDICIONES PARA TRABAJAR Pero no sólo la falta de médicos legistas es cuello de botella en los procesos judiciales. También las condiciones en la que Vicente Párraga y los médicos peritos laboran no son las más adecuadas. La falta de anfiteatros o morgues también se ha convertido en la piedra de los zapatos de estos funcionarios. En Manabí existe un proyecto que deberá ser empujado no sólo por los principales del Ministerio Público, sino por los de las demás instituciones. El Instituto de Medicina Forense se convertiría, en caso de llegar a construirse, en una verdadera herramienta de trabajo que ayude a la reducción de los casos de crímenes sin sanciones. El proyecto contempla laboratorio, criminalística, frigoríficos y sala de conferencias. El tema ha estado en boca de Vicente Párraga Bernal quien conjuntamente con el arquitecto Jaime Alarcón le está poniendo énfasis para que logre concretarse. Cuesta aproximadamente 300 mil dólares y será un dinero bien invertido, de mucha ayuda para la comunidad, expresó Párraga. A excepción de Manta, donde existe un anfiteatro privado, en el resto de los cantones manabitas las autopsias se realizan en condiciones no adecuadas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala