Viernes 31 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 8 minutos
DESTACADAS
Concursos de libro leído

En los concursos de libro leído el jurado califica creatividad, comprensión, y criterio personal de la obra

Foto:
EDUCACIÓN

Concursos de libro leído

Martes 29 Mayo 2007 | 16:55

Los concursos del libro leído tienen como fin motivar a los alumnos a leer. Esta actividad desarrolla distintas destrezas en el manejo de la exposición oral como fluidez expositiva, modulación de la voz, riqueza de vocabulario y adecuado lenguaje corporal.

En lo que se refiere al análisis literario de una obra se considera en estos concursos la secuencia lógica en el orden y sostenimiento de las ideas, la capacidad de síntesis para exponer la historia contada y la seguridad en el uso de categorías de la teoría literaria. Sin embargo, la práctica de este tipo de concursos no es tan frecuente como antes. A criterio de Alexandra Rodríguez, vicerrectora de la Unidad Educativa Experimental Universitaria, el libro leído es una práctica pedagógica completa, pues además de desarrollar en los participantes el amor a la lectura también fomenta su sentido crítico, creatividad y dominio escénico. Diversas modalidades Existen varias modalidades para este concurso. Una de ellas es que los participantes disponen de un tiempo prudencial, que puede ser de noventa minutos, para redactar una síntesis del libro que hayan leído, para lo cual pueden consultar el contenido de la obra con excepción del prólogo, comentario, apuntes u otros elementos de la misma. Desde la perspectiva de Sergio Toala, rector del colegio Nacional Olmedo, el libro leído debe considerarse como una práctica educativa constante, porque permite rescatar el verdadero sentido y valor de la lectura. En eventos como el Festival de la Flor de Septiembre este concurso permanece vigente. Otra modalidad para esta competencia es que en un tiempo máximo de diez minutos, y mínimo de cinco, cada participante debe disertar sobre el contenido de un libro que haya leído. El contenido de la obra leída deberá relacionarse con la experiencia personal o ajena, con algún aspecto político, social, histórico o cultural relevante. De esta manera, el texto literario deberá ser parte de un contexto que le dé un sentido más amplio a lo leído.