Actualizado hace: 3 horas 57 minutos
Edison Cevallos Moreira | Telefax 05-2636345
 Publicitado confeso

La prensa nacional publicitó y fue del agrado de los lectores el comportamiento de un recién posesionado mandamás de una de las telefónicas estatales que, íntimamente vinculado con el primer mandatario y con su inusual estilo, de entrada fustigó duramente a los beneficiarios de esta empresa y juró sanearla de sus conocidos vicios.

Domingo 27 Mayo 2007 | 19:56

A diario los medios nacionales  publicitaban el comportamiento bravucón  del ungido que, valientemente, daba a conocer, en parte, la serie de inimaginables beneficios de los que son acreedores quienes, a manera de sacarse el lotto, han logrado ingresar a ese ente como funcionarios o trabajadores. Así mismo, alarmaba este alto burócrata a la ciudadanía cantando y contando los millonarios gastos a suprimir, por estar indebidamente - y por siempre - orientados a beneficiar ese sindicalismo dorado de la que se hace gala en esa empresa. Con estos antecedentes, y dado el grado de amistad que lo liga al grupo élite gobernante, principalmente con el ala agresiva,  el publico alentó cambios inmediatos en tan degradada institución; y la expectativa de ver estos resultados eran esperados. Pero, para sorpresa de muchos, el perfil publicitario del funcionario casi que desapareció, excepto en la crónica de las quejas de los usuarios a diario y en las páginas rojas de los medios escritos por los continuos robos de materiales, cables y daños de las fibras ópticas utilizadas. Pero qué desaliento ver, de la noche a la mañana, en tan jactancioso funcionario, declarar a los medios en persona, y con el cinismo más grande y peligroso, que ahora él tiene que confesar que se rinde frente a la corrupción imperante, que no puede luchar contra ella, que pese a los requerimientos hechos a sus amigos del Ministerio de Gobierno y de Defensa Nacional, estos no le han brindado apoyo, y que frente a esto no le queda más que organizar una marcha contra la corrupción, donde los ciudadanos que requieran reclamar cambios en esta empresa, a gritos expresen su protesta. Pero lo más grave del caso es que, con una desvergüenza nunca vista, manifiesta que el robo de cables es imparable y no se puede con los causantes, a tal punto que la empresa se ha visto obligada a comprarle estos (los cables)  a los propios ladrones para no tener que desproteger del servicio al usuario. Con esto, este oficinista se convierte, ipso facto, en un cómplice de estas infracciones.  Si al Super de Bancos ya el Congreso sumiso que nos han impuesto quiere enjuiciarlo políticamente por haber manifestado que se ha superado una crisis en el sistema financiero de impredecibles consecuencias que tuvimos, a éste, por más padrinos que tenga y por las prebendas  de su procedencia, lo mínimo que le pueda pasar es que, sin juicio ni esperas, se lo mande a su casa. Ahora, con toda seguridad le dará el liderazgo para encabezar la marcha anticorrupción al honesto Ministro Patiño I pensar que estos confesos funcionarios, su grupo, se comió un Gobernador en Manabí.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala