Actualizado hace: 27 minutos
Jorge Zambrano García
El cambio

Esta expresión, por si sola actualizada por los candidatos ocasionales de la política actual, no es nada novedosa, peor serio o esperanzador de bienestar ciudadano.

Sábado 26 Mayo 2007 | 20:27

Este término se lo usó desde el año 1978, cuando CFP candidatizó a Jaime Roldós Aguilera, y éste, en forma coherente en su embozo electoral, acuñó la frase o slogan “LA FUERZA DEL CAMBIO”. En esa época se justificaba por iniciar un periodo democrático diferente al de facto que se terminó en el año 1979; ahora creo, firmemente, en la eficiencia demostrada antes que el actualizado término “cambio” como solución a todo. El pueblo llano y la mayoría ciudadana son fáciles de responder positivamente a slogans electorales, olvidándose de exigir el cómo, cuándo, con quién se hace y los fondos económicos necesarios. El Presidente Correa está electoralmente en la “tercera vuelta” para elegir asambleístas de acuerdo a su plan; y aún le falta en el año 2008 la “cuarta vuelta” para la aprobación o no de la Constitución que se haga; así lo dice el Estatuto Electoral propuesto y aprobado el 15 de abril del 2007. Por esta razón tendremos comportamientos electoralistas de parte del gobierno nacional en todos sus actos y así mantener la atención positiva del electorado ecuatoriano. El Presidente Correa debe aprovechar al máximo su juventud, firmeza y popularidad para, sin demoras, auditar periódicamente el comportamiento de excelencia a todos sus colaboradores, que tienen que demostrar, en el cumplimiento de sus funciones, que estamos en un gobierno que ha garantizado el “cambio” de lo malo en todas sus manifestaciones anteriores al bienestar en lo que el gobierno nacional se proponga hacer bien. Los ciudadanos llanos exigimos, en el día a día, que el Presidente y su Gobierno atiendan, sin tregua, un combate frontal a la delincuencia que azota a toda la ciudadanía sin distingos de clases sociales ni de ingresos económicos, creando y estimulando fuentes de trabajo, en el sector privado y haciendo obra pública. Que así como se controla a las instituciones del sector financiero del país se combata a los chulqueros conocidos publicitados, para ejercer sus oficios. Debe dinamizar la banca estatal, que financie al sector agro-pecuario, industrial, artesanal, turístico y de pesca con préstamos oportunos y bajo interés. Que los gobernadores de cada provincia sean realmente los representantes del Presidente de la República; y si el Presidente Correa es ejecutivo y lidera el “cambio” positivo al bienestar, pues es lógico que las instituciones públicas provinciales, llamadas a dar servicios a los ciudadanos, deberán hacerlo las 24 horas; eso los hará verdaderos representantes del gobierno en sus ejecutorias en cada provincia. Si esto no es así, el cambio será nuevamente sólo enunciado.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala