Actualizado hace: 5 horas 30 minutos
Patricio García Vallejo| patriciogvm31@hotmail.com
Nebotquil

Sin duda alguna, la ciudad de Guayaquil en los últimos años ha mejorado la imagen urbanística más aceleradamente al de otras ciudades del país, lo que la ha convertido inclusive en un referente turístico local como internacional, debido en gran parte a la rectificación de errores cometidos en administraciones pasadas y bajo a la supuesta buena administración de la cual tanto se refiere el alcalde de dicha ciudad. Pero, a pesar de este progreso, Guayaquil sigue padeciendo de innumerables problemas que han sido identificados por el propio municipio, así como también por el Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo, mediante un estudio de los análisis comparativos entre los indicadores de las necesidades básicas insatisfechas y la capacidad económica de la población. Aquello demostró que en el área de Salubridad existe un 51.46 por ciento de déficit de eliminación de aguas servidas, lo que tiene consecuencias indiscutibles en la salud de la población, complementado con el dato de que el déficit de médicos es del 34,15 por ciento y el de camas hospitalarias es del 41,43 por ciento. En cuanto a la capacidad económica de la población se señala que el 1,56 por ciento de la población pertenece solamente a la clase económicamente alta, el 5.,32 por ciento a la clase media alta, el 23,4 por ciento a la clase media, el 26,44 por ciento a la clase media baja y el 43,28 por ciento a la clase baja, lo que nos revela claramente que, sumando los dos últimos indicadores, se concluye que el 70 por ciento de la población de Guayaquil no alcanza a cubrir sus necesidad básicas.

Miércoles 23 Mayo 2007 | 22:23

Semanas pasadas, el señor Nebot se dirigió a su pueblo desde su agraciado balcón municipal, en donde hizo énfasis nuevamente al gran desarrollo que ha tenido dicha ciudad en los últimos años, pero evidentemente desconociendo de estos indicadores que fueron realizados por personal de la propia municipalidad que él lidera; sin embargo, no perdió la oportunidad para criticar fieramente a la decisión del gobierno de cambiar la sede de la Subsecretaría de Pesca a la ciudad de Manta, refiriéndose, regionalistamente, de que porqué un guayaquileño debía ir a Manta para tramitar un documento en dicha localidad. ¿Sería acaso que su irritación se debe a que para llegar a Manabí se necesita pasar por una carretera llena de cráteres o por el hecho de truncarle el deseo de convertir la nueva República NEBOTQUIL? Es prudente que el alcalde de la ciudad de Guayaquil conciba primero la realidad social y económica de su gente; pero, sobre todo, que sea capaz de comprender que para que esos indicadores de pobreza de dicha ciudad disminuyan, es necesario que reduzca los elevados índices de miseria en los diferentes rincones del país, para que de esta forma se evite la migración de ciudadanos hacia Guayaquil, y el Ecuador en general tenga un desarrollo socio-económico sustentable; pero para esto es fundamental cambiar esa forma egocéntrica de pensar, teniendo siempre presente y bien en claro que antes que guayaquileño es ecuatoriano.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala