Actualizado hace: 16 minutos
Miguel Cobo Cedeño
Libertad de expresión

El Diario, un periódico serio, en su editorial del 14 de abril “El deber de informar y el derecho a ser informado”, dice que “a través de la comunicación verbal o escrita las relaciones en sociedad son más llevaderas y comprensibles permitiendo una interrelación entre los actores múltiples del entendimiento humano que facilita la vida en sociedad; y el informar para los medios de comunicación significa su razón de ser”, lo que a mi entender significa que informar, opinar, criticar, incitar hasta con pasión, no es lo mismo que injuriar, ofender, calumniar a tal punto que rompa una relación que puede ser más llevadera y permita un entendimiento que facilite la vida de los ciudadanos, más aún de un gobernante que quiere cambiar el rumbo de la Patria.

Miércoles 23 Mayo 2007 | 22:22

Qué dice María Soledad Vela en su artículo Poder Ciudadano, del 28 de abril: “los medios de comunicación somos responsables muchas veces del cauce que ciertos hechos toman en nuestro país, pues vamos formando la opinión pública; el periodismo debe tener una visión positiva de cambio; es decir, que la información que entreguemos genere una repercusión positiva en la sociedad. Tenemos que informar con ética, no ocultar la información”. Rubén Darío Buitrón en La paja y el trigo, artículo del 5 de mayo, al respecto del foro Azuay dialoga, dice: “el sentimiento generalizado de los asistentes apuntó a exigir que la prensa nacional en especial los grandes medios dejen atrás sus vicios y problemas; basta de farandulizar la política, basta de todólogos, analistas, juristas, constitucionalistas, que sólo se representan a sí mismos, basta de argumentar desde la arrogancia y miopía que los medios son empresas privadas y que no tienen por qué explicar su conducta a la sociedad”. Con estos pensamientos válidos, ¿podremos creer que el Presidente de la República no tenga el derecho a acudir a la figura de desacato que está contemplada en el Código de Procedimiento Penal por los editoriales emitidos por la prensa La Hora? Aunque el distinguido editorialista Emilio Palacio le niegue ese camino y sostenga que el Ec. Correa, como cualquier ciudadano, debe ir a los tribunales para seguir el juicio de injuria, olvidándose que el Presidente dejó de ser un simple ciudadano para ser jefe de Estado, peor lo que sostienen ciertos políticos, que argumentan que ni en dictadura se ha tomado este camino. De qué libertad de expresión coartada hablan, si leemos lo que opina don Erwin Valdiviezo en su artículo “La ley del garrote,”, del 1 de mayo; “Libertad de prensa”, de Alfonso Delgado, el 16 de mayo; y hasta de un extranjero grosero como Fran Ruiz, en “Caza de brujas en Ecuador, ¿tu también Correa,?, del 10 de mayo. No critican sino que acusan sin tener pruebas, y sin embargo pueden seguir “formando opinión pública” sin problemas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala