Actualizado hace: 15 minutos
Jorge Maldonado F.
EL CEDEM

Con la mejor voluntad, los diputados manabitas de hace más de cinco años, tramitaron la Ley de creación del CEDEM, proyecto que había sido objetado por el Ejecutivo y que se promulgó por la vía de la insistencia legislativa. Tito Nilton Mendoza fue el diputado que desempolvó la iniciativa y con los demás diputados llevaron a la promulgación de la Ley.

Miércoles 23 Mayo 2007 | 22:20

En la intención de los diputados estaba dotar a la zona norte de Manabí de un mecanismo técnico y financiero para la ejecución de los proyectos que induzcan progreso y desarrollo social y económico. Lamentablemente, al fijar las rentas, se consideró el 0,13 % del rendimiento del impuesto sobre el monto de los créditos privados. Personalmente creo que se trata de una equivocación matemática o de notación. La intención fue fijar el 13 % o el 0,13 del monto del impuesto. Pero, promulgada la Ley, se aplica lo que ella manda que significa cerca de 200.000 dólares al año, cifra insuficiente para la formulación de los proyectos de interés, circunstancia que deja a la institución sin proyectos y, por lo tanto, sin posibilidades de conseguir financiamiento por otra vía. El tema es de preocupación en Chone y por esa razón, la Comisión de Asuntos Manabitas del Congreso ha invitado a los miembros del Directorio del CEDEM para que comparezcan el próximo lunes ante la Comisión en Portoviejo, y den a conocer los problemas así como las iniciativas de solución que sean aplicables. Los diputados se encuentran interesados en encontrar soluciones. Pero, la posibilidad de incrementar los recursos de esa institución vía reforma a la Ley, están vedados, porque ese tipo de norma sólo puede ser propuesta por el Ejecutivo. Lo interesante de ese interés está en que se unifiquen criterios para que, al tiempo que se formule una reforma legal que permita una estructura más dinámica a la entidad manabita, sirve para un acercamiento con el Ejecutivo para, con las justificaciones necesarias, se incrementen asignaciones presupuestarias o participaciones tributarias que financien los proyectos de desarrollo de la zona Norte. La realidad es que la zona Norte de Manabí cuenta con el aporte hídrico suficiente – a veces excesivo- para garantizar una generosa producción agropecuaria que puede y debe dar origen a una vigorosa agroindustria que multiplique los puestos de trabajo. Faltan apoyos, obras pequeñas y grandes que aseguren el suministro de agua; programas que incorporen la tecnología a la producción; asistencia crediticia y técnica para los productores y todos los insumos que hacen posible explotar la predisposición natural para la producción. Ojalá estas iniciativas no se pierdan y que la ciudadanía continúe pensando y elaborando los caminos de progreso que se conviertan en los instrumentos de trabajo técnico en beneficio de la población manabita.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala