Actualizado hace: 7 minutos
Víctor Zevallos B.
Jóvenes valores

Con profunda preocupación observamos absortos cómo camina nuestra juventud hacia el precipicio, sin rumbo fijo, sin un horizonte definido. Dejándonos influenciar por factores externos de poca calidad, adoptando muchas costumbres un poco malsanas, llegadas a nosotros por el internet o por Tv Cable. Imitando a personas que no tienen formación y que descienden de familias destruidas, con su filosofía bohemia y noctámbula que, además, carecen de decoro y principios.

Martes 22 Mayo 2007 | 22:18

Lastimosamente la reforma curricular de un plumazo echó al tacho de la basura todos los principios de moral y urbanidad, lógica y ética, que con tanto esfuerzo y sacrificio aprendimos de nuestros mayores. Además, en ciertos centros educativos se contrata personal sin instrucción ni capacitación, sólo por el hecho de pagar sueldos de miseria. Ya quedan pocos caballeros que brinden su asiento a las damas y embarazadas, peor a un anciano (a). Es raro mirar en la calle a un joven ayudar a un enfermo o a un necesitado a cruzar la calle, peor si es un indigente; les avergüenza. Esperemos que los pocos jóvenes que lean este artículo hagan conciencia y se den cuenta que la única manera de salir a flote es por su propia iniciativa, siendo perseverantes, investigando, leyendo, sirviendo de multiplicadores con sus amigos, compañeros de aula, del deporte, y así después poder sentirnos complacidos de estas cortas líneas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala