Actualizado hace: 15 minutos
Galo Barcia Flor
Me pasó en Los Bosques

El día sábado 31 de marzo de este año, a las siete de la mañana, y mientras regaba el jardín de mi casa con el fondo musical de Pacho Galán, intempestivamente llegaron dos individuos en moto; uno de ellos, se bajó y me apercolló mientras el otro me registraba.

Lunes 21 Mayo 2007 | 20:36

Indudablemente que no me quitaron nada pues estaba en pantalonetas. Ni me agredieron, ni me amenazaron con arma alguna. Sólo ocurrió lo que narro. Y añada a esto el caro lector el susto que me llevé por el hecho y por mi actitud totalmente inofensiva… De hecho, soy y seré siempre nuevo en esta linda y selecta ciudadela. Más, ello no ha impedido recibir palabras de adhesión de muchos amigos y familias fundadoras de la misma. Y en todas estas demostraciones de amistad hay una cruel aseveración: la ciudadela se esta dañando… Y aseguran los amigos diversos, que no son sus moradores quienes la están pudriendo, sino gente de afuera que llegan a hacer su agosto en sus predios. Me dicen, por ejemplo, que hay un guardián a quien no conozco, que lleva prostitutas y lesbianas con las que se emborracha y arma escándalos. Me cuentan también que en uno de sus pasajes alguien vende drogas plácidamente; y, que, a cada instante llegan carros a proveerse de la misma. Esto a mí, particularmente, no me consta, porque hace tiempo que mi vida nocturna acabó y no puedo dar fe de lo que ocurre en los exteriores. Claro, que de madrugada, cuando salgo a caminar, suelo encontrarme con “murciélagos” trasnochadores, muchos de ellos mis amigos de siempre, con quienes me saludo con respeto y nada más… Entonces, y en este ámbito oscuro y difícil, es necesario que la Policía Nacional tome las acciones que son de su incumbencia y parar a tiempo lo que bien podría convertirse en un mal inacabable, con las consecuencias funestas que de él se deriven…
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala