Actualizado hace: 4 minutos
FRANCIA
Cannes festeja seis decenios de certamen
Michael Moore aplaude a su llegada a la gala de estreno de su película ‘Sicko’, que compite en la 60 edición del Festival de Cine de Cannes, Francia

El Festival de Cannes celebró ayer sus primeros 60 años con un homenaje al cine, protagonizado por 35 grandes directores de todo el mundo, creadores de un filme colectivo “Chacun son cinema”, que esta noche descubrirán juntos.

Lunes 21 Mayo 2007 | 18:53

El director mexicano Alejando González Iñarritu, en busca de la pura potencia emocional cinematográfica; el brasileño Walter Salles con dos insignes repentistas en acción “a 8.944 kilómetros de Cannes”; y el chileno-francés Raúl Ruiz, con un “don” en el que antropología, indigenismo y tecnología se hacen surrealistas, son los tres iberoamericanos de la cinta. Son tres de los 33 regalos de tres minutos cada uno que constituyen una película exquisita, “vital para la historia del cine”, se oyó decir tras su primera proyección de prensa. La lista definitiva de artistas, procedentes de 25 países de los cinco continentes que componen este mosaico quedó configurada por la invitación del presidente del festival, Gilles Jacob, quien concibió la idea y la produjo, y por las disponibilidades de los realizadores solicitados. Celebridades No están pues, sin duda, todos los insignes miembros de la familia Jacob-Cannes, pero sí muchos de ellos, como Roman Polanski, Manoel de Oliveira, el decano de los realizadores del planeta, Theo Angelopoulos, Ken Loach, Nanni Moretti, Claude Lelouch, Lars Von Trier, Andrei Konchalovsky, Wim Wenders, Olivier Assayas o los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne. Metas y acompañantes Les acompañan Bille August, Jane Campion, Youssef Chahine, Chen Kaige, Michael Cimino, Ethan y Joel Coen, David Cronenberg, Raymond Depardon, Atom Egoyan, Amos Gitai, Hou Hsiao Hsien, Aki Kaurismaki, Abbas Kiarostami, Takeshi Kitano, Elia Suleiman, Tsai Ming-liang, Gus van Sant, Wong Kar-wai y Zhang Yimou. El objetivo era reunir a un grupo de creadores “universalmente reconocidos, representantes a la vez de su país y una concepción orgullosa del cine”. En efecto, son grandes, y por ello sus obras son tan diferentes aunque algunas coincidan en hablar de llanto, de risa, muy a menudo; de amor, todavía más; de desesperanza, de cine mudo, de guerra, por supuesto; y de comida. Se come bastante dentro de “Chacun son Cinéma”. Naranjas, por ejemplo, con Wong Kar Wai, o frutas exóticas con Tsai Ming-Liang, mientras que Gus Van Sant ilumina de mar el amor y el decorado de estilo “Mil y Una Noches” de una antigua sala de cine monumental situada en Portland.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala