Actualizado hace: 51 minutos
Humberto Mata
La asamblea en Montecristi

En mi más reciente recorrido por Portoviejo y Montecristi junto a los jóvenes dirigentes de nuestro movimiento FE Manabí, Abg. Magno Intriago Jr. y Jorge Loor-Zambrano, escuché con agrado a uno de los presentes en la Universidad Cristiana de Montecristi nombrarme como uno de los “pocos guayacos que dice las cosas como son”, en cuanto al bi-centralismo de Quito y Guayaquil.

Domingo 20 Mayo 2007 | 22:16

Esto lo escucho frecuentemente en la mayoría de provincias fuera de las dos mega-ciudades de la patria ecuatoriana, donde critico fuertemente las malas intenciones del centralismo de las ciudades grandes cuando se oponen, por ejemplo, que el Puerto de Manta o la Sub-Secretaría de Pesca se hagan realidad. Lo digo así, valientemente y con coraje, en todo el Ecuador porque hay que “practicar lo que se predica.” Si yo he sido uno de los principales promotores de la Autonomía, mal podría yo mismo defender un sistema errado de centralismo aunque beneficie a mi propia ciudad. Me enorgullece que un manabita me reconozca el hablar claro y frontalmente, y ser consistente con mis propuestas. A mi regreso a Guayas, se que algunos medios “adictos” políticamente al gobierno actual TRATAN DE TERGIVERSAR mis críticas a la demagogia política de hacer un edificio exclusivamente para la Asamblea. Me atacan diciendo que yo no deseo que ésta se realice en Manabí y menos en Montecristi. Como la adicción política también obnubila hasta las mentes más lúcidas, permítame decirlo tan claro como se pueda para que lo entienda hasta el más rabioso defensor de la rabia correísta: YO ESTOY A FAVOR QUE LA ASAMBLEA SE REALICE EN MANABÍ, Y EN MONTECRISTI EN PARTICULAR. En lo que NO ESTOY DE ACUERDO, y lo digo con la frontalidad que me caracteriza, es QUE SE GASTE mas de 3 millones de dólares en un edificio para la Asamblea, para que estemos cómodos los 130 Asambleístas y nuestros asesores, antes de invertir esa misma cantidad en las cosas importantes para las familias que viven en Montecristi: es decir en agua potable para la población más necesitada, en mejorar la salud pública con un buen policlínico, en educación con más escuelas y profesores trabajando a tiempo completo en Montecristi, o hacer un buen retén policial para un cantón importante como lo es Montecristi. Estas son las cosas que aumentan la dignidad humana de nuestros compatriotas, no un edificio que servirá para que sesionen 130 políticos y sus asesores. Ojalá dediquen la plata para hacer ambas cosas, cubrir las necesidades en educación, salud y seguridad de Montecristi, y además de eso hagan un gran edificio para los asambleístas. ¡A buena hora! Pero como yo no soy hipócrita, y siempre he defendido que el primer deber del Estado es defender lo social para las familias ecuatorianas, no puedo estar de acuerdo que se gaste plata en un edificio para que sesionen los políticos antes que se solucionen los verdaderos problemas del pueblo de Montecristi. Finalmente, sugiero a esos rabiosos defensores de todo lo que hace el gobierno que se dediquen a defender las decisiones, esas sí sin duda centralistas y anti-manabitas, como las de negarle a esta provincia el derecho a ser parte del directorio de Cedege, en tradicional práctica centralista. Humberto Mata
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala