Actualizado hace: 2 horas 11 minutos
Trago amargo para el café y cacao

Dos de los productos claves del agro manabita son amenazados por plagas, inusuales lluvias en junio y julio, caída de precios, etc.

Domingo 12 Julio 2015 | 11:42

El cacao tiene problemas de floración y hongos por las inusuales lluvias en este verano.

El café pasa una situación similar por la dramática caída de los precios del grano, a causa de la sobreproducción en Asia. 
Para el industrial cafetalero Askley Delgado “hay un riesgo en el sector rural y en el empleo también a nivel urbano, porque de esto viven millones de personas”.
Hace meses Delgado advirtió sobre la dramática situación que se venía para el sector cafetalero. Poco después la compañía más grande del país, El Café, anunció el cierre de su planta en Guayaquil, para trabajar sólo desde Montecristi. Unas 600 personas quedaron desempleadas.
La situación no mejora. Delgado dijo a Diario Expreso que si las cosas siguen así, él también cerrará las operaciones en la planta que alquila y en la que produce café soluble de exportación.
Refirió que aunque hay trabajos serios para mejorar la productividad en el país y sustituir las importaciones del grano que se maquila, este es un proceso a mediano plazo.
La situación actual es que Asia cosecha tanto café que tira al piso los precios.
A esto se añade, dice Delgado, el alto costo de la energía eléctrica para la industria y otras cargas laborales y tributarias. El sector busca una solución con las autoridades.
Hongos. Aunque no hay reportes contundentes, sí hay indicios de una afectación con hongos al cacao. Las causas: la prolongación de las lluvias en la Costa y las elevadas temperaturas.
En Campozano, del cantón  Paján, Mariano Indio indicó que sus sembríos de café y cacao están siendo afectados por un caracol que llegó a sus tierras. Cuenta apenado que pensaba cosechar de las 150 matas de café que sembró de las variedades salchimor y paca, unos 14 quintales, pero todo está perdido por esta plaga, dijo.
Algunos industriales han analizado la situación y reportan buenas floraciones, pero aseguran que un ataque excesivo de hongos hará que la producción caiga.
Señalan que no es solo eso, ya que si las lluvias siguen la floración podría ser afectada y, por lo tanto, también la producción de mazorcas, tanto de la variedad nacional como de la CCN-51.
Desde que la cosecha del café decayó, muchos habitantes de las comunidades de Jipijapa migraron a otras ciudades. Mientras que otros aún mantienen la esperanza de recuperar la producción.
En el recinto La Pita, Edelberto Anzules recuerda que hasta hace unos diez años la cosecha del café era buena, pero poco a poco las plantas se fueron muriendo. “Hace unos cuatro años les cayó una plaga y las plantaciones se murieron por completo”, se lamentó.
Producción. Cuenta que de las doce hectáreas de café que tenía su padre sólo poseen tres, pues las otras quedaron abandonadas o empezaron a sembrar otros productos.
“En esas tres cuadras antes se cogía más de cien quintales de café, pero el año pasado se cogió unos diez quintales”, narró.
Juan Navarrete, habitante de La Madera de Tosagua, aseguró que cada ocho días coge cerca de dos quintales de cacao, espera que las autoridades del Ministerio de Agricultura lleguen a su propiedad para renovar sus plantaciones, que tienen más de 20 años y ya no producen como antes.
Luciano Ponce, expresidente de la Federación de Cooperativas Cafetaleras del Ecuador (Fenacafe), recordó que la producción del café empezó a decaer por el año 1990, cuando hubo inestabilidad de precios. 
“Esto empeoró por el 2000, cuando los precios de los productos cayeron a nivel internacional”, detalló.
Actualmente es director del Programa de Investigación de Desarrollo Cafetalero de la Unesum, y ve con optimismo la reactivación del café que realiza el Gobierno, por lo que aspira que en el 2021 se tengan los primeros resultados con los caficultores prósperos.
“No es imposible que Jipijapa vuelva a ser la sultana del café, hay que soñar”, dijo Ponce, quien aseveró que sólo con la unidad entre productores, instituciones y todos los actores vinculados a la cadena de productores de café se podrá cumplir este sueño.
Renovación. El Ministerio de Agricultura y Ganadería ejecuta desde el 2013 el proyecto de reactivación de café y cacao nacional fino de aroma.
Ángel Orlando, responsable del Proyecto Café en Manabí, dijo que en la provincia hay 70 mil hectáreas de cultivos de café y la meta es que en el año 2020 estén produciendo en toda su capacidad. 
Esto, gracias a la renovación de cafetales que en el 2014 llegó a 10 mil hectáreas y en este año cafetero, que termina en diciembre del 2015, la meta es llegar a 10 mil  hectáreas más.
En el 2016 se recogerá la primera cosecha de esta siembra y en el 2018 se estima que la producción, que hoy está entre los 5 y 10 quintales, llegue a los 100 quintales por hectárea.
El técnico señala que no se trata solo de siembra sino de mejoramiento de los cultivos mediante capacitación, entrega de semillas, fundas y fertilizantes.
Gabriel Segura, técnico de cacao, destacó la gran minga que desarrollan desde enero del 2013 con la poda de cultivos de “cacao viejo” en 101.000 hectáreas y la siembra en 70 mil hectáreas nuevas. “Hasta febrero del 2016 tendremos 1.000 hectáreas con cacao nuevo”, afirmó.
Esto va de la mano de la capacitación en poda y fertilización.
Segura dijo que 6 mil familias de Manabí se dedican a la producción de cacao.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala