Actualizado hace: 8 minutos
Tema del Día
La fe financia las fiestas de San Pedro y San Pablo

Mandas, solicitud de bendiciones o mejoras mueven a los feligreses a fiestas de San Pedro y San Pablo.

Martes 30 Junio 2015 | 07:00

Hace tres años los esposos Cristóbal Rodríguez y Martina Tejena viajaban de Quito a Picoazá. Estaban en la cordillera cuando el carro se accidentó. El vehículo se hizo añicos, pero ellos milagrosamente se salvaron.

Lo primero que pensaron fue que el poder celestial de San Pedro y San Pablo los protegió, por ello acordaron hacerles un homenaje a los santos apóstoles.

Ese momento llegó en este 2015, cuando ambos por fin pudieron ser presidentes del Gabinete de Blancos de San Pedro y San Pablo de Picoazá.
Para rendir pleitesía organizaron unas fiestas impresionantes: sacrificaron dos vacas, tres chanchos, cien gallinas y además contrataron a cinco orquestas para poner a comer y a bailar a sus amigos en la tierra y tener contentos, según ellos, a los apóstoles en el cielo. La pareja destinó $25 mil y consideran que con este homenaje rinden pleitesía a sus benefactores celestiales. Ellos se dedican a la venta de legumbres y aseguran que ya recobrarán todo con la intercesión de los apóstoles.
Identidad.
Juan Tejena, quien es coordinador de los festejos, señala que en Manabí las fiestas en el fondo son iguales (rendir homenaje a los dos apóstoles), pero explica que cada población le pone sus adaptaciones, así por ejemplo, en Picoazá, Machalilla, Portoviejo, Rocafuerte, Pedernales, Santa Ana, El Carmen, Junín, Jama, Calceta, y otras poblaciones las fiestas principales son el 29 de junio, justo cuando el calendario católico marca el día de San Pedro y San Pablo. Además en el caso de Picoazá, los cuatro presidentes (dos de negros y dos de blancos) se encargan de financiar los festejos en sus respectivos palacios. 
Cada presidente tiene unos cien ministros que los acompañaban a todos los actos y deben portar una banda cruzada a la altura del pecho, donde se indica el cargo que ostentan. 
La mayoría de participantes lo hace para pagar un favor recibido o para aspirar protección en el trabajo.
Francisco Saltos, coordinador de Crucita, dijo que en otras poblaciones tratan de que las fiestas no coincidan con las de otro pueblo; además si es en la playa, el pedido es para que se bendiga la pesca, como sucede en Los Arenales, Jama y Machalilla, donde la fiesta se la hace en el mar y los feligrese comen y bailan en los barcos. En la zona rural la solicitud a los santos es que los libere de culebras y proteja las cosechas. 
Hay fiestas que se financian con el aporte de los ministros, aunque el presidente realiza una inversión mayor. Hay quienes celebran una semana y otros tres días.
Elementos de los festejos de San Pedro y San Pablo.
El baile de las banderas.
El intercambio y rociado de perfumes.
El encuentro de los gabinetes ministeriales. 
El baile popular.
Las comidas y bebidas, El último día se da la posesión de los nuevos dignatarios que presidirán los festejos.
Tradición.
Los presidentes deben contar con una banda de pueblo que ameniza cada paso que dan. Un abanderado que se luzca haciendo malabares con la bandera.
Un jefe militar que le brinde protección.
Guardias.
Un culebrero que permanezca siempre con una serpiente viva, pero tranquila.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala