Actualizado hace: 7 minutos
Cañar
Vuelven a la tierra

Para la cultura cañari la frase “en polvo eres y en polvo te convertirás” significa “de la tierra eres y a la tierra regresarás”.

Lunes 29 Junio 2015 | 04:00

Esto simplifica la importancia de la muerte y la forma de entierro en la cosmovisión cañari. 
Tras el hallazgo de una tumba colectiva con once restos humanos en el sector del complejo Ingapirca, los arqueólogos determinaron que la muerte de los jefes y seres queridos también era un motivo para realizar un respetuoso ritual, porque existía la creencia de que regresarían a la tierra. 
Manuel Flores Ojeda, guía del complejo, profundizó en el tema.  Indicó que a inicios de 1970 en una investigación científica en la que se excavaron 70 metros se halló una tumba religiosa. “Había una persona en el centro y las demás estaban a su alrededor”, dijo Flores Ojeda.
Agregó que la persona del centro, una mujer, estaba decorada de brazaletes, collares de cobre, hueso y concha, además llevaba una vestimenta sofisticada, distinta a la del resto, por lo que se cree que se trataba de una gran jefa o diosa cañari. En la tumba también se hallaron vasijas, compoteras y huellas de cordeles y textiles, todo ello de filiación cañari.
De las diez osamentas restantes, ocho eran mujeres y dos varones, que serían, según las investigaciones de los empleados y súbditos de la gran jefa. 
Y es que según las creencias de la religión que profesaban los cañaris, cada vez que moría un mandante, sus servidores más cercanos debían morir con él. Se dice, incluso, que ellos ingerían un tipo de alucinógeno mortal, para acompañar a su diosa.
El guía del complejo señaló que en esta cultura era común que existieran jefas, porque ellos adoraban a la luna que estaba representada en las mujeres, ya que ellas podían concebir.
Hijos de la tierra.  Los restos humanos que se hallaron en la década de los 70 fueron encontrados en posición fetal y esto tiene un explicación. 
“Para los cañaris y otros pueblos andinos, la tierra era su madre, por eso ellos la consideraban (Pacha mama o madre tierra)”, dijo Flores Ojeda.
Esto quiere decir que los cañaris pensaban que nacieron de la tierra y que por eso al morir debían regresar a ella, “lo que hicieron al ser enterrados en posición fetal era regresar al vientre de su madre, la tierra”.
El guía explicó que más allá de la creencia esta forma de entierro tenía el propósito de un renacimiento o una reencarnación.   
 La tumba original. En el complejo arqueológico Ingapirca se conserva la tumba y el lugar original en el que fueron encontradas la diosa cañari y sus servidores. Están representadas con una piedra grande ubicada en medio de un corredor de piedras que simulaba una habitación y una circunferencia de piedras menores. 
Esta costumbre de ritos funerarios se convirtió en una constante compleja en el ritual de la muerte cañari, llegando a ser una actividad que involucró a todos los estamentos de la sociedad, ya que tanto las élites gobernantes como los señores étnicos y caciques eran enterrados con un ajuar funerario compuesto por utensilios de oro y cerámica. En ocasiones se acompañaba el cuerpo con alimentos, bebidas, animales domésticos sacrificados e incluso personas allegadas al difunto, como el caso de la tumba colectiva encontrada. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala