Actualizado hace: 2 horas 55 minutos
Julio Muñoz
¿Periodistas reemplazados por robots?

Domingo 28 Junio 2015 | 04:00

Parece ciencia ficción, utopía, pero no es así. Todo comenzó en el 2012, durante un sismo que ocurrió en Los Ángeles, California. Un periodista de Los Angeles Times, Ken Schwencke, que recién se había despertado con las sacudidas del temblor, fue el primero en dar la noticia, un par de minutos después de que hubiera ocurrido el temblor. La noticia estaba ya en su computadora cuando Schwencke la encendió aquella mañana. 

La breve nota había sido preparada por un algoritmo desarrollado por él, que bautizó como “Quakebot”, con una mecánica relativamente sencilla: un software procesa los datos que provienen del Servicio Sismológico de Estados Unidos y, de manera inmediata y automática, los incorpora en un formato predefinido, listo para ser publicado y distribuido. Este hecho abrió la mente de innovadores que discutieron el papel de los robots en el periodismo del futuro.
Los defensores de esta innovación muestran las ventajas. El periodista-robot no duerme, nunca olvida los hechos, escribe una noticia en segundos y tendrá una redacción balanceada y totalmente objetiva. 
Se proyectaba que el año pasado la preparación de notas por estos robots alcanzaría los mil millones de noticias, que se distribuyen a medios, especialistas y bienes raíces, a un costo mucho más reducido que si fueran creadas por humanos. Incluso una compañía de Illinois, Narrative Science, creada por dos profesores de Northwestern University, que cuenta con una plataforma llamada Quill, afirma que en el año 2030 más del 90 por ciento de las noticias van a ser preparadas por computadoras.
Esta tecnología ya está en uso por parte de medios editoriales y agencias de noticias. AP, que produce trimestralmente alrededor de 300 notas de informes corporativos, acaba de indicar que incorporará la tecnología Automated Insights, con lo que pasará a producir 4.400 notas. 
Los periodistas deberán aumentar su productividad y mejorar sus análisis para generar mayor valor a sus escritos. A pesar de todo el periodista de Los Angeles Times, Ken Schwencke, señala que siempre verifica las notas preparadas automáticamente antes de publicarlas. O sea la mente humana es más prolija y más severa con la veracidad que un robot. 
Los lectores tradicionales van a seguir apegados al periodista de carne y hueso, por el valor agregado que tiene la nota humana y que da razón a pensar que el reportero no va a desaparecer. 
¿No será que ahora el periodismo robótico agrega el factor que hace tanto tiempo faltaba y que es una necesidad y exigencia de una sociedad que reclama rapidez, precisión y eficiencia? ¿Se están empezando a cumplir las visiones de Isaac Asimov que, en 1988, escribía en su obra Prelude to Foundation que la máquina reportera sustituiría al periodista? 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala