Actualizado hace: 6 horas 13 minutos
Julio César Villacreses Guillem
Natalicio de Alfaro

En medio de la mayor crisis política y económica de Ecuador, en los últimos diez años, recordaremos el natalicio del ecuatoriano más grande de todos tiempos: el general Eloy Alfaro Delgado.

Jueves 25 Junio 2015 | 04:00

 Pero lo más significante, que a pesar de haber transcurrido ciento setenta y siete años de su nacimiento; sus sueños que lo motivaron a emprender una larga lucha para instaurar en nuestra Patria las Libertades democráticas; tesis que las reivindican tanto la oposición, como también el gobierno central,  demuestran que siguen vigentes.

La defensa de las libertades debe ser la tarea principal de todos los ecuatorianos que nos identificamos como demócratas en este momento. Compromiso que debe ser asumido con patriotismo, de forma unitaria y sin exclusiones. Esta conducta es la garantía para avanzar en la construcción de la nueva sociedad, que nos permita tener una democracia radical para todos los ecuatorianos.
Recordemos que Eloy Alfaro Delgado no triunfa por ser manabita; él plantea a su pueblo y a los ecuatorianos un programa para instaurar un gobierno revolucionario, con activa presencia de los campesinos en sus luchas insurgentes, conocidos como los montoneros. Y seduce también con esa propuesta de cambio y modernización del estado liberal a los sectores agro exportadores y financieros de esa época, que después lo traicionarían, permitiendo su magnicidio. 
Por lo tanto, su plataforma de lucha fue la que convenció, la que caló y lo mantiene vigente en la conciencia de los demócratas y revolucionarios de esta república y de América.
El legado de Alfaro se mantendrá vivo en la medida que los ecuatorianos seamos capaces de mantener el espiritu de rebeldía ante la injusticia, ante toda forma de liquidación de las libertades, que caracteriza el humanismo laico, hoy debilitado por la influencia del clero conservador, quienes han logrado imponerse desde el estado, con sus programas educativos y de salud reproductiva para la juventud ecuatoriana. 
Los campesinos siguen esperando una Ley de Tierras democrática, que respete las conquistas logradas por las organizaciones campesinas e indígenas.
Hoy, más que nunca, debemos impulsar el estudio del legado de Eloy Alfaro Delgado, legado que no está en los museos, ni en los mausoleos, ni en los libros repetitivos; peor en los rituales de veneración. Por eso apoyo la tesis mantenida por Dumar Iglesias Mata, quien con devoción viene proponiendo desde hace 25 años la creación de la cátedra Alfarista, que sirva para reflexionar, debatir y  sobre todo recrear, a la luz de los tiempos, los temas de la libertad, del laicismo, de género, de soberanía y democracia que caracterizan al humanismo.
Solo así conoceremos su legado.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala