Actualizado hace: 5 horas 48 minutos
Manta
Pescador aparece muerto en el mar

El mar devolvió el cuerpo de uno de los dos pescadores desaparecidos de Las Piñas. Estaba sin ropa y presentaba cortes en la cabeza y golpes en el rostro.

Miércoles 24 Junio 2015 | 04:00

Se trataba del cadáver de Byron Reyes, de 34 años de edad, quien estuvo 26 horas desaparecido. Él salió a pescar con su primo Édison Ponce el lunes a las 05h00.
Juan Lamilla, sargento de la Capitanía del Puerto de Manta, informó que la búsqueda de Ponce se mantiene por aire y mar.
“Un avión no tripulado realiza un rastreo desde el aire, mientras que en el mar es buscado por varias lanchas y un guardacostas”, expresó el marino.
ALa casa. El cuerpo de Byron Reyes apareció a las 07h00 de ayer, y fue sacado de la orilla del mar por varios pescadores, quienes utilizaron una sábana para cubrirlo y llevarlo en un vehículo hasta la casa de su padre, Juan Miguel Reyes.
Ahí fue ubicado sobre una mesa, hasta que llegaron los agentes de la Unidad de Criminalística para trasladarlo en el carro de Medicina Legal al Instituto Forense en Manta.
Su madre, María Reyes, permanecía junto al cadáver y llorando pedía que no le realizaran la autopsia, pero cuando los policías le
informaron que la necropsia revelaría si falleció por ahogamiento o por muerte violenta, ella accedió al traslado del cuerpo.
César Calderón, primo del fallecido, manifestó que los pescadores debían regresar a las 15h00 del lunes, y como no llegaron empezaron a buscarlos en lanchas. A las 18h00 encontraron la embarcación de los pescadores en la playa San José de Montecristi, con el motor y todos los implementos de pesca; lo único que faltaba  era el aparato de rastreo satelital. 
En ese momento los habitantes de Las Piñas decidieron llamar a los socorristas del Cuerpo de Bomberos de Manta para fortalecer la búsqueda. Los buzos hicieron un recorrido en yate desde las playas de San Mateo hasta Santa Marianita.
“Luego surgió el rumor de que los pescadores estaban en la montaña, y empezamos a buscarlos entre la maleza hasta las cuatro de la madrugada”, explicó Jhonny Cedeño, mayor del Cuerpo de Bomberos.
Una ballena. Jazmani Mendoza, cuñado del fallecido, presume que la embarcación donde navegaban los pescadores rozó con una ballena y esto causó que los tripulantes cayeran al agua, mientras que la lancha siguió navegando hasta quedar varada en la playa de Montecristi con el motor prendido.
El pescador César Calderón contó que hace un año tres habitantes de Las Piñas rozaron con una ballena cuando pescaban frente a las costas de San Lorenzo, y al caer al mar lo primero que hicieron fue sacarse la ropa para poder nadar. Calderón explicó que los tripulantes se salvaron porque, al ser rozados por la ballena, también cayó una boya, y luego de permanecer 10 horas a la deriva fueron rescatados por pescadores que andaban en otra embarcación.
“Es difícil salir de pesca cuando llegan las ballenas jorobadas a reproducirse frente a las costas de Manabí”, agregó. 
No tenía hijos. El pescador estaba casado con Magaly Calderón y no tenían hijos. Él había adquirido la lancha “Regalo de Dios” hace seis años, y actualmente la estaba pagando. Sus parientes indicaron que este hecho ocurrió cuando los pescadores estaban a seis millas de la parroquia Santa Rosa. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala