Actualizado hace: 1 hora 35 minutos
Ecuador
Hombre vive con 78 perros

Gustavo Rodríguez cuida y cría a 78 perros.

Lunes 22 Junio 2015 | 14:35

 Y aunque parezca difícil y caro alimentar a todos, la mayoría de estos animales lucen gordos. Aparentemente la comida es lo que más sobra.  

Él habita en un lugar alejado de la zona urbana de Manta, Manabí, a 30 minutos, en la Ruta del Spondylus. 
Hace diez años, cuando llegó a La Resbalosa,  un sitio perteneciente a la parroquia rural Santa Marianita de Manta, decidió tener dos perros para que lo acompañen en casa. 
La soledad era deprimente en aquel entonces, más aún cuando él pretendía vivir sin ninguna compañía en la cima de una loma frente al mar. 
Con el tiempo los animales ganaron el espacio que él dedicó cada día a los libros de literatura. Así, él empezó a querer a estos perros. 
Este hombre de 51 años de edad camina por la playa  cada mañana presumiendo a sus canes. “Soy feliz, muy feliz con mis perros”, señala Rodríguez, segundos antes de recordar la última adopción.  
Fue hace cuatro meses aproximadamente cuando iba en su vehículo por la vía a Jipijapa. 
Un carro pasó a gran velocidad y atropelló a un pequeño perro que aún con vida hacía un esfuerzo casi nulo para arrastrarse y escapar del peligro de las llantas. Rodríguez observó el hecho y no sólo él paró su vehículo, también otros que circulaban detrás de él. 
“No me importó porque estaba cegado de la rabia al ver cómo se había atropellado a ese animalito”, contó. En ese momento lo agarró y cuando intentó ubicarlo en la vereda sintió algo. “El perro me miró fijmente como diciéndome ‘sálvame’, entones lo subí a mi carro y me lo traje”, indicó. 
Actualmente el animal está sano y ya tiene nombre, se llama “Gustavo”, como su dueño. Los otros 77 también tienen distintos nombres de personas.
Así como esta historia hay otras por cada animal. Muchos de ellos son recogidos en las calles y otros son regalados. La mayoría son de raza “chola”, dice.  
 Rodríguez es abogado, pero la burocracia lo alejó de su profesión, reveló. 
Dejó la ciudad porque quería tranquilidad sin importar de qué manera sobreviviría.Los años han pasado y este hombre lo hizo laborando como carpintero y albañil. 
En su casa tiene el taller de carpintería, un criadero de cerdos, gallinas, la choza donde descansan los perros y la olla gigante donde les prepara la comida. 
En su carro, al cual le ha ubicado el letrero “Rescate animal”, acude por los quintales de carne y hueso para subirlos hasta el área donde prepara el alimento de los canes. 
Mezcla la piltrafa con 25 li-bras de arroz y a las tres de la tarde la comida es servida en bandejas hechas de madera y aluminio. Ésta es la única ocasión en que los animales comen en el día.
Rodríguez acepta que el gasto para alimentar a sus canes es muy alto, pero aclara que recibe apoyo de varios miembros de su familia que ahora lo acompañan en casa. Él no esconde que varias personas lo creen loco, pero esto no le distrae. “Al contrario, me río de esas personas que siempre califican a quienes hacemos algo diferente, algo poco común”, enfatizó. 
El perro más violento que tiene Rodríguez se llama “Zeus”, el animal que no se mezcla con la manada está amarrado porque si lo sueltan es capaz de matar a uno de los suyos. Hace seis meses atacó a Rodríguez y le lastimó uno de sus brazos. 
Este hombre no descarta continuar sumando a otros animales en su casa. Dice que con ellos ha encontrado felicidad; que ha hallado a esos buenos amigos que no hay en este planeta, refiió.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala