Actualizado hace: 4 horas 1 minuto
Música.
El chigualo es todo un ritual DEl alma

La danza, vestimenta, costumbres y tradición oral forman parte del folclore de cada pueblo de Ecuador.

Sábado 20 Junio 2015 | 04:00

Hoy se continúa con la serie ‘Tradiciones ecuatorianas’, que expone algo más de la riqueza cultural de las regiones del país. 

El libro ‘Alza que te han visto’ de Wilman Ordóñez señala sobre el chigualo en Esmeraldas:
“En cierta medida es una ceremonia alegre. Celebra la entrada del niño muerto -recién nacido- al cielo, lo que suelen llamar velorio de angelito. Se fundamenta en la creencia de que el alma de un niño recién nacido tendrá como única morada el cielo, donde permanecerá en compañía de Dios, de la Virgen, de Jesús, de los santos, ante quienes podrá interceder a favor de sus familiares. Se cree que las cantadoras y los músicos mantienen comunicación con el niño muerto. En el chigualo se canta y se baila, y el conjunto de marimba es completo. Salvo la parte cuando entonan los arrullos. Ahí es cuando la marimba (instrumento) deja de interpretarse.
El chigualo es toda una celebración en la muerte de un niño en Esmeraldas. 
 
>detalles. La madre del difunto y las mujeres vecinas se tornan meticulosas con los principales detalles y otros menesteres de poca importancia. Pareciera que la preocupación se tornase colectiva. La ropa que usará el niño muerto, el cuarto principal donde será velado, la contratación de los músicos, la comida, la preparación de las canciones y las coreografías dependen mucho del interés y solidaridad de la comunidad.
Estudiosos del folclore esmeraldeño y gente mayor de comunidades orales de San Lorenzo y Quinindé cuentan que, antaño, en los velorios de angelitos solía haber juegos de rueda, como los que se dan en Manabí. La ceremonia del entierro del angelito está rodeada de paz, tranquilidad y confianza. La madre del niño muerto y la comunidad ocasionalmente cantan arrullos en el tránsito entre la iglesia y el cementerio. No hay expresiones de dolor ni tampoco de alegría. Solo una suma de apoyo y atención mutua. 
>creencia. Es un ritual fúnebre que se realiza cuando fallece un niño o niña cuya alma se llama ‘angelito’. Pues se cree que por su inocencia, al morir va directamente al cielo. Esta ceremonia es efectuada en la noche que sigue al fallecimiento. La familia convoca a las cantadoras y a los músicos, para que la música guíe hasta los cielos al infante, por lo que su interpretación se realiza en un contexto de alegría. Según la tradición, estos cantos van acompañados por uno o dos bombos, y dos cununos, y ‘simbolizan y acompaña la entrada del angelito en la gloria’. (Rahier, 90: s/f).
El cuerpo del niño es colocado en una mesa adornada con flores y cuatro velas esquineras, dentro de un toldo con un solo lado abierto, para permitir la salida del alma. 
Una vez que amanece, llevan el cuerpo al cementerio y en su camino también cantan chigualos”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala