Actualizado hace: 6 horas 11 minutos
Santo Domingo de los Tsáchilas
Pepinos gigantes: En Santo Domingo se cosecha esta fruta de cerca de un metro de longitud

Abelardo Mejía sabía que los pepinos que iba a cosechar tras seis meses de espera serían diferentes, pero no tanto.

Viernes 19 Junio 2015 | 09:49

Y por eso los muestra con orgullo. A primera vista parecen grandes sandías pero se trata de pepinos gigantes.

Hasta ahora ha cosechado cuatro, uno permanece todavía en la planta. 
Abelardo espera ansioso que el fruto culmine su ciclo de crecimiento y pueda cosecharlo para que sirva de semilla. 
Los pepinos miden un metro de longitud y pesan unas 25 libras.   
La planta es parecida a la del zapallo.
Los dos primeros frutos de la producción resultaron ser un gran acontecimiento en la parroquia Luz de América, perteneciente a Santo Domingo de los Tsáchilas. 
Fueron preparados en una ensalada que rindió más de 50 porciones y que fue servida en una reunión entre un grupo de adultos mayores y ciudadanos que son parte de los proyectos que lleva adelante el Gobierno Parroquial.  
 Ya habían pasado seis meses desde que Abelardo iniciara con la tarea de experimentar en su finca, ubicada en el kilómetro 17 de la vía a Quevedo, con semillas de pepino.
Sembró de los pequeños y también puso fe en tres pepitas que le había regalado un amigo que vive en el Oriente.
Allá los pepinos crecen, en promedio, hasta 50 centímetros.
Sólo una de las semillas germinó. 
A los dos meses los pepinos normales ya estaban listos, y tuvieron que pasar cuatro meses más para que los gigantes estén para cosecha”, contó.
La tarde que sirvieron la singular ensalada todos esperaban comer un fruto insípido. Sin embargo, comprobaron que era aún más rico que los que hasta ese día habían probado. 
Hace seis meses el Gobierno Parroquial inició un proyecto de soberanía alimentaria y los pepinos eran parte de él.
“Se comenzó con la siembra de hortalizas, frutas y legumbres, tomando en cuenta que la tierra de nuestra parroquia es altamente productiva”, dijo Ximena Orozco, presidenta del Gobierno Parroquial.
El propósito es motivar a la comunidad a que tenga sus propios huertos en sus viviendas.
Dos pepinos gigantes han servido de semilla para los viveros que se han instalado en tres sitios de Luz de América.
Los participantes del proyecto (270 familias) sabían que los grandes frutos crecerían más de los 25 centímetros que tienen los pepinos tradicionales, pero nunca se imaginaron que llegarían a medir hasta un metro de longitud. 
“Sabíamos que iban a ser grandes, pero no tanto”, indicó Abelardo.
Él cuida minuciosamente la planta de pepino que tiene en el patio de su casa.
De ella saldrán las semillas que alimentarán a toda su parroquia.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala