Actualizado hace: 22 minutos
Lenín Macías Cantos
Recobrar los principios en el Ecuador

Viernes 19 Junio 2015 | 04:00

Entendemos como principio a una norma fundamental que rige el pensamiento y la conducta.

Basado en este hecho considero importante mencionar que, lamentablemente, esta elemental regla se está perdiendo en el Ecuador 
Las crisis de valores de la mayoría de los gobiernos que han administrado esta nación han demostrado ineficiencia en el manejo de la cosa pública; muchos gobernantes han sido apáticos al desarrollo educativo y cultural, que ha demandado y requerido nuestra comunidad nacional por décadas.
Poco o nada se ha contribuido con lo más elemental del ser humano, como es la moral y cívica; muchos de ustedes, amigos lectores, han de coincidir en el hecho de por qué se eliminó esta vital materia en los establecimientos educativos del Ecuador.
Hoy día observamos en este país un tradicionalismo estéril, sumado a la mediocridad y soberbia, reflejando así la amargura de muchos desempleados que incrementan la inestabilidad social en el Ecuador. 
Considero que ya es hora de hacer conciencia en el sentido de retomar lo que en otrora tuvo el Ecuador, esto es principios y valores, fundamentados en  nuestros ancestros que nos legaron una cultura avanzada para orgullo de nuestro país y de toda América.
Comencemos, entonces, buscando mejores alternativas de progreso y superación, dejando a un lado el egoísmo, envidia, rencor, entre otros aspectos de complejo y mediocridad.
Recobremos la herencia moral que nos dejaron nuestros abuelos, practicando esos maravillosos ejemplos de bondad, rectitud y fidelidad, normas básicas que llenaron de amor y felicidad los hogares ecuatorianos. Así también, practicar la honestidad que hubo en épocas pasadas en las funciones públicas del Estado, cuyo principal objetivo era el de cuidar el tesoro público nacional, y no lo que ahora ocurre al observar a corruptos funcionarios que usufructúan y debilitan  los recursos económicos que pertenece a la mayoría de nosotros.
Avancemos hacia un Ecuador altivo y soberano, como lo demostró nuestro comprovinciano Eloy Alfaro, quien además de estadista fue humanista, reflejando, en los acontecimientos que le tocó vivir y servir, el don de perdonar para consolidad la respectiva unidad nacional, tan ambicionada por las presentes y futuras generaciones, quienes tienen el deber de buscar un nuevo modelo de desarrollo, basado, precisamente, en principios y valores.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala