Actualizado hace: 4 horas 17 minutos
Galo Barcia
La salud de Faraday

La noticia rápidamente atravesó las calles de la ciudad, fue de barrio en barrio, de esquina en esquina, de amigo en amigo.

Jueves 18 Junio 2015 | 04:00

Y, por momentos pudo llegar al drama, si es que las mismas fuentes encargadas de transportar, de buena fe, lo malo, ahora traían la esperanza.
Este amigo singular, llamado Faraday Ramírez había sido intervenido quirúrgicamente en una clínica de la ciudad.
Con apuros y urgencias, puesto que se trataba de un caso serio y delicado... 
Después, otra vez la incógnita, las preguntas y sol del mañana inseguro, porque fue trasladado de urgencia a Guayaquil.
Y, por supuesto, que mientras eso ocurría, sus amigos de todas la élites realizamos actos litúrgicos importantes pidiéndole a Dios por su salud. 
Y muchos grupos de oraciones se sumaron a la iniciativa dolorosa, reconociendo en la oración, un arma efectiva y eficaz. 
Y, por supuesto, montón de gente en la clínica, ansiosa de saber el estado de su salud. 
Y, aunque no se lo podía ver, estaba su familia, dando fe y razón de quienes asistíamos ávidos de buenas nuevas...
Quienes nos asomamos a la ventana de los amigos intachables, sabemos que Faraday es un personaje de la ciudad. 
Su actitud despierta ante la vida, su especial manera de saber aún las cosas más difíciles; sus afanes sinceros de entender la conducta ajena y la abundancia de su generosidad, hacen de él un hombre de rigurosa admiración, sobre todo.
Porque Faraday, en su amplísima sencillez, aún no se valora completamente.
Como, cuando, en una reunión, totalmente informal de amigos, habló a su manera del tambaleante tema económico del país. 
Y a todos nos dejó la sensación de su ilustración escondida y tapiñada...
Hoy día, Faraday Ramírez está de regreso. Y,  en una Misa que ofrecieron sus familiares, ya pude saludarlo. 
Y claro, se notan evidentemente los estragos de su dolencia.
Pero, en términos generales, que son, los que se pueden ver, está bien. Y eso nos alegra el corazón y la sangre...
Sus amigos de La Gallada del Norita le hacemos llegar, a través de la voz oficial de la palabra, su alegría por el retorno triunfante sobre el dolor.
Y, por supuesto, los deseos azules de verlo pronto reintegrado a sus afanes diarios... 
¡Salud loco!
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala