Actualizado hace: 20 minutos
Sucre
Una tradición que se lleva en la sangre

“¡10 al giro!, ¡20 al rojo!, 50 a 5 por el pata azul”, gritan los espectadores del coliseo de gallos Charapotó, mientras dos guerreros emplumados luchan en el ruedo por ser el mejor.

Miércoles 17 Junio 2015 | 04:00

En cada espuelazo se  escucha el grito afónico  de apostadores jóvenes, adultos y ancianos que mantienen una tradición montuvia desde que tienen memoria.  En el transcurso de la pelea la apuesta que inició con 20 dólares se puede duplicar y llegar hasta los 200. Como señal de victoria, los participantes envuelven el dinero de lo pactado en sus dedos índice y anular. Mientras alientan a sus gallos con chiflidos y aplausos, otros prefieren observar pacientemente cómo ganan la pelea; el perdedor siempre cumple su palabra de gallero en pagarle a su contrincante.
Tradición. Las peleas o lidias de gallos son realizadas como símbolo e identidad de Manabí. La tradición no se pierde y se hereda de generación en generación. 
José Pepe Gilces, dueño del “coliseo de gallos Charapotó”, tiene 65 años e indica que ya perdió la cuenta de cuántas décadas lleva como gallero. 
Explica que “el deporte de las plumas finas se lleva en la sangre, mi abuelo fue gallero, mi padre también, a mis hijos los encuentra aquí conmigo, y tengo un nieto que ya entra al ruedo”, indica mientras alistan los gallos para la siguiente pelea.
Horacio Zambrano, gallero de profesión  y dueño del criadero “La Fortaleza” de Charapotó, expresa que esta tradición se mantiene vigente producto de los siglos de historia que tiene este tipo de acontecimientos. “No importa la edad, la palabra de gallero es palabra de gallero y se la hace respetar” indica.
Así se mantiene la tradición. Ricardo Vaca dijo que “toda visita es devuelta”. Si una persona es invitada a una pelea de gallos, cortesmente él debe visitar otro coliseo cuando realicen un combate. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala