Actualizado hace: 5 minutos
Abusos sexuales
La "prueba de los dos dedos" desata polémica en la India

Una controvertida y a ojos de muchos vejatoria prueba para la mujer utilizada en hospitales de la India en casos de abusos sexuales ha reabierto el debate en medios y organismos médicos y legales sobre las decisiones gubernamentales respecto a cómo actuar tras una violación en el país.

Domingo 14 Junio 2015 | 10:52

Una circular mandada hace unos días desde el Gobierno de Delhi con nuevas directrices a la hora de utilizar la denominada "prueba de los dos dedos" en víctimas de agresiones sexuales explotó esta semana en los medios de comunicación indios generando una nueva tormenta en el país.

De acuerdo con la circular, el Gobierno local autorizaba a los médicos de los hospitales a utilizar esta prueba desaconsejada incluso por el Tribunal Supremo de la India y cuyo valor médico es prácticamente nulo para determinar si ha ocurrido un caso de violación.

El doctor Indrajit Khandekar, autor de un informe publicado en 2014 por el Departamento de Investigaciones Médicas de la India (DHR) señaló que la prueba "consiste en la introducción de dos dedos en la vagina de la mujer para comprobar la dilatación de la misma y el estado del himen".

Dicho informe desaconseja en violaciones la práctica de la prueba, que "viola el derecho a la intimidad, la integridad física y mental, y la dignidad de la persona".

En iguales términos se expresó el Tribunal Supremo en una sentencia de 2013 que muchos pensaban que sería el final de una prueba que generalmente, además, terminaba volviéndose en contra de la propia víctima en un proceso judicial.

La reacción fue tal, que el Gobierno delhí reculó calificando el asunto de "malentendido", según el responsable de Salud de la ciudad, Satyendar Jain, que señaló posteriormente que "el test de los dos dedos no debería ser utilizado en casos de abusos sexuales a menos que su utilización sea por un tratamiento médico".

El arcaico test, que data del siglo XVIII, solo resuelve la frecuencia de relaciones sexuales de la mujer y "era requerido por los tribunales como prueba para dirimir si existió consentimiento en la violación", indicó a Efe la abogada y activista Khadijah Faruqui.

Con orientación municipal o sin ella este test se sigue realizando, en 2013 se reportaron cinco casos en Delhi, destacó Faruqui.

No solo eso: las recomendaciones de organismos nacionales e internacionales y las demandas desde todos los ámbitos para atajar el problema de la violencia sexual en el país no han logrado cambiar la situación con respecto a este test que solo tres de los 29 estados de India han prohibido.

Pese a que a finales de 2012 la violación en grupo de una joven de 23 años en Delhi golpeó al país despertando el debate y la exigencia de soluciones, propuestas como la del Gobierno de Delhi demuestran, según organizaciones no gubernamentales especializadas en la materia, que la atención se sigue centrando en cuestiones que no son las importantes para atajar el problema.

El Observatorio de Derechos Humanos (HRW) indicó a Efe que el problema de la situación de los abusos sexuales en la India no se puede reducir al debate sobre un test sino que exige instrucciones claras.

"Nos gustaría que todos los doctores tuvieran directrices concretas sobre el no uso de este método en casos de abuso sexual", declaró a Efe la directora de HRW en el Sur de Asia, Meenakshi Ganguly.

El director de programas de la ONG Pratidhi, Yogesh Kumar, indicó a Efe que situaciones como estás evidencian la falta de formación y sensibilidad de los médicos a la hora de tratar a víctimas de agresiones sexuales y exigen cambios severos en las políticas sanitarias en la India.

Para Kumar, que trabaja en la capital india en programas contra la violación de derechos de menores, subrayó que es necesario "mejoras en el trato a las víctimas en cuanto a asistencia médica y psicológica". EFE

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala