Actualizado hace: 15 minutos
El ceibo “más viejo” está en peligro

Ha sido testigo de romances, de sueños, de juegos infantiles, de cambios urbanísticos en la ciudad que se han tejido bajo su sombra. Pero se está muriendo y salvarlo es la consigna.

Jueves 11 Junio 2015 | 10:22

Se trata del que sería el ceibo más viejo de la ciudad, que está en el parque Forestal y podría tener entre 110 y 120 años, según Johnny Muentes, director del Jardín Universitario.

Muentes contó que 12 personas tomadas de la mano lograron darle la vuelta para cerrar el círculo al árbol, que debe estar por los 20 o 24 metros de circunferencia. 
La especie arbórea está enferma; un 40 por ciento está necrosado y por sus ramas ya no circula la savia. Los insectos plagas lo han tomado y le han ido absorbiendo la vida. 
El 60 por ciento restante es lo que buscarán salvar para que viva lo que tenga que vivir, sin talarlo. Es decir no se le aplicará la “eutanasia” y se le dará la oportunidad de vivir hasta que llegue su “muerte natural”.
Tratamiento. Muentes asesora al equipo que buscará evitar la tala de la especie, para que viva unos 15 o 20 años más.
La urgente intervención está en manos del Gobierno Provincial de Manabí (GPM) mediante su dirección de Ambiente., que administra el parque Forestal.
Precisamente el GPM hace pocas semanas declaró al ceibo como patrimonio cultural y símbolo de la provincia. Esto significa que a todo nivel deben realizarse actividades dirigidas a preservar esta especie.
Los técnicos recomiendan que se haga una poda en la parte aérea para evitar riesgos por la caída de ramas que pueden golpear a quienes llegan al parque Forestal, por la zona de los juegos infantiles.
También un tratamiento con químicos para eliminar los insectos plaga, una mezcla que cicatrice los orificios o galerías que hacen los insectos en la parte afectada. 
Otra recomendación es un tratamiento sistémico mediante el cual la planta absorbe a través de la raíz y el tallo y lo distribuye, de manera que cuando los insectos succionan se mueren.
Patrimonio. El historiador Ramiro Molina dijo que por su estructura este es un árbol emblemático.
Al proteger el ceibo se protege el bosque seco, no olvidemos que el 35% de Portoviejo era bosque seco, que es un elemento de equilibrio del suelo, recordó.
Añadió que la declaratoria tiene como objetivo aprovechar los recursos que se generan a través del ceibo. Se puede hacer germoplasma de semillas para hacer un herbario y seguir plantando ceibos. “Debemos evitar que lo agredan”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala