Actualizado hace: 44 minutos
Alfredo Saltos Guale
Mitigación del cambio climático

Ecuador es campeón en la exhibición de planes para enfrentar el cambio climático, en todos los foros locales e internacionales los funcionarios públicos deslumbran con artísticas presentaciones, hermosas, didácticas, pero lamentablemente divagadoras.

Sábado 06 Junio 2015 | 04:00

 Se escapan de esa calificación, los proyectos regionales de riego y drenaje, los temas de salud, que pueden aplicarse a la reducción de los impactos locos del clima. Pero en agricultura, la más seriamente afectada, básica para la subsistencia humana, no encontramos nada concreto en investigación de  cultivos que  se ajusten a esas modificaciones, especialmente aquellos que constituyen la base de la alimentación poblacional. Como es común, tampoco hay recursos suficientes para impulsarla.

En alguna ocasión demandamos del organismo estatal especializado, INIAP, que haga conocer sus políticas en ese campo, pero la respuesta fue el consabido silencio, quedando solo la posibilidad de recurrir a la información pública electrónica, que nada dice al respecto.  Contrariamente a esta vergonzosa pasividad, deslumbra saber que muy cerca de nuestras fronteras, en Colombia, el Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, ha lanzado variedades de fréjol, popular alimento en esa nación, que han logrado soportar con éxito condiciones simuladas de temperaturas promedios superiores a los dos grados, que se presume existirían en el 2025, en el trópico americano. Y siguen investigando en arroz, café, maíz y más, habiendo hecho de la mitigación de los daños agrícolas fundamento de sus objetivos científicos inmediatos.
Siguiendo esos sentidos afanes, Bolivia no se rezaga, la persona responsable del órgano público de investigación acaba de anunciar que han logrado con éxito identificar ejemplares de papa, quinua, maíz, arroz y otros con capacidad de superar con ventaja los impactos meteorológicos. Lo mismo podríamos decir de México, donde han avanzado mucho en maíz y otros cereales. En Europa se trabaja intensamente y ya se habla de una variedad de cebada resistente. En nuestro entorno hay plantas, como el banano y plátano, capaces de salir airosas en medios climáticos  que le son adversos, pero hay que estudiarlas y potencializarlas en aras de la seguridad alimenticia que tanto se proclama.
Aspiramos a que estos aspectos, fundamentales para la subsistencia de la población, sean motivo de análisis y preocupación obligada de los políticos, e insistan en la inmediata elaboración y aplicación de un efectivo plan nacional de mitigación de perjuicios ocasionados por el cambio climático a la agricultura. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala