Actualizado hace: 3 horas 30 minutos
René de la Torre Alcívar
Obras que se van quedando

Hay funcionarios públicos, ya sean de la función Ejecutiva y de los gobiernos descentralizados, que trabajan con ahínco.

Viernes 05 Junio 2015 | 04:00

Otros desperdician recursos humanos y tiempo. Otras instituciones que manejan recursos públicos despilfarran dinero. Resulta inexplicable que en el hospital Teodoro Maldonado se haya comprado medicamento por varios millones de dólares; y, luego, esos medicamentos no se usaron. Ahora el hospital está en emergencia.
Hay obras públicas que se tornan interminables y otras que no se hacen. La carretera Manta – Portoviejo – San Plácido – El Empalme – Quevedo se terminó en la Presidencia del Dr. José María Velasco Ibarra en el año 1956. La vía solo tenía dos carriles, en algunos tramos la gradiente era muy alta. 
Para la época la vía era buena. Pero como solo tenía dos carriles y en algunos tramos la gradiente era muy alta no podían circular los vehículos con carga pesada con seguridad. Eso impedía que la producción agrícola, bananera de la zona de Quevedo se exportara por el puerto de Manta. En algunos tramos de la vía se han hecho rectificaciones como en la zona de El Rodeo, pero eso no es suficiente. Es necesario que la carretera se la reconstruya, se la planifique con cuatro carriles, se baje la gradiente de tal manera que la producción exportable de los cantones Quevedo,  El Empalme y Pichincha puedan salir por el puerto de Manta. El puerto de Manta está más cerca del canal de Panamá que los puertos que están al sur.
Es necesario también que se termine el muelle de aguas profundas del puerto de Manta. Esa obra se la contrata y se la vuelve a contratar, saltan dificultades y la obra no se concluye. ¿Por qué tantas idas y venidas?.
Las lagunas de oxidación donde reposan las aguas negras de las ciudades de Portoviejo, Manta y Chone son un peligro para la salud; y una ofensa para los que viven cerca de esas lagunas. Los municipios de esos cantones, el Gobierno Provincial con la cooperación de los  ministerios de Salud y de Ambiente no pueden cerrar los ojos y deben buscar soluciones. 
Proclamar que Manabí es la provincia del milenio cuando centros urbanos fomentan la morbilidad, conspiran contra el Buen Vivir que tanto se predica.
El hospital de Portoviejo, que se afirma será un hospital de especialidades, está en construcción desde hace varios años. Los optimistas proclaman que se inaugurará este año. Si eso es así en buena hora.
El hospital del IESS que funciona en la ciudad de Chone y presta servicios a varios cantones del norte de la provincia no brinda comodidad para restablecer la salud de los que llegan ahí. El IESS en un terreno de la ciudad hizo relleno con el anuncio de que se construirá un nuevo hospital. 
La obra se quedó dormida. 
¿Qué pasó?
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala