Actualizado hace: 6 horas 23 minutos
Crónica del día
Guerreros, una lucha contra el cáncer
Fotorecreación

Desde hace seis años Elvia Gordón no se separa de su hijo William, quien padece de leucemia.

Martes 09 Diciembre 2014 | 12:29

No sabe cómo, ni por qué, pero a William le detectaron la enfermedad cuando tenía 15 años. 
Con 21 años en la actualidad, el joven ha perdido la movilidad del 70 por ciento de su cuerpo y cada día su vida se va consumiendo al igual que la de ella, asegura la mujer.
Tratamientos, viajes y desestabilidad económica han provocado que Elvia “tire la toalla” en dos ocasiones.
“Me levanto y quiero dejar de luchar, pero lo veo a él y el corazón se me llena de fuerzas, seguiremos hasta que Dios lo permita”, refiere Elvia. 
Hace un año y medio la señora perdió a su esposo y aquello hizo que los problemas aumentaran, pues él era el que mantenía el hogar.  
Sus otros seis hijos no la han dejado sola, pero dice que no es suficiente.
William depende de su madre para tomar las medicinas, comer, vestirse e ir al baño.
“Es como un bebé”, refiere Elvia, a quien gracias a la solidaridad de varias instituciones públicas y privadas puede ayudar a su hijo.
Así como William son cientos de santodomingueños que luchan contra la leucemia, enfermedad provocada por un grupo de células que se multiplican sin control y de manera autónoma, invadiendo localmente y a distancia otros tejidos.
Mariana Realpe perdió a su hijo hace tres años. 
Él joven luchó contra un cáncer de estómago durante cuatro periodos.  
Sus bajas defensas hicieron que la mortal enfermedad cambie su vida y la de su familia. 
Mariana cuenta las veces que tuvo que tragarse sus lágrimas para no llorar frente a su “pequeño”, como ella lo llamaba. 
Dice que en una ocasión su hijo le pidió que ya lo deje morir, pues la enfermedad había consumido toda esperanza en él.
“No supe qué decir. Entré al baño y me puse a llorar, regresé y lo encontré rezando, me arrodillé con él y pedimos que se haga la voluntad de Dios”, recuerda.
Mariana afirma que luchó con todo su corazón para que su hijo sea feliz, sin embargo su vida se apagó después de un año.  
Jennifer tiene leucemia, pero su sonrisa opaca los dolores que le produce la mortal enfermedad, la cual fue detectada hace un año. 
Su madre, Nieves Carrasco, lucha con ella día a día.
Jennifer luce un pañuelo de flores en su cabeza. 
Las quimioterapias han hecho que su cabellera castaña desaparezca. 
Eso no deprime a la niña de 12 años. 
“Tratamos de no deprimirnos, sabemos que si enfrentamos a la enfermedad podemos ganarle la batalla”, comenta Nieves.
Jennifer es la única hija de Nieves y su única acompañante, pues su esposo la dejó cuando la menor tenía tres años.
Sus condiciones económicas la llevaron a buscar ayuda, la cual la encontró en la Fundación Jóvenes Contra el Cáncer de Quito.
En agosto pasado Elvia, Mariana y Nieves participaron en un evento organizado por esta institución privada. 
Andrea Strom, miembro de la fundación, aseguró que se creará una sede en Santo Domingo con el objetivo de brindar apoyo a las personas que luchan contra el cáncer. 
“En la ciudad tenemos 40 personas inscritas en la fundación. Trabajaremos con ellas y quienes deseen contar con nuestra ayuda nos pueden buscar”, refirió Andrea. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala