Actualizado hace: 23 minutos
DESABASTECIMIENTO
Crucita desespera por el agua potable

De cuatro a tres días se redujo el tiempo que la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM) abastece del líquido vital a la parroquia Crucita y zonas en tránsito desde la planta El Ceibal, lo que no alcanza para cubrir la demanda de la población.

Martes 09 Diciembre 2014 | 04:00

  

 
Hace un mes, según informó Jan Carlo Giler, gerente de la Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Portoviejo (Epmapap), en la estación de Colorado, que sirve a Manta, se dañaron dos bombas y hay problemas en la estación Cazalagarto, que también sirve a esa ciudad, por lo que la EPAM priorizó el bombeo desde El Ceibal hacia el puerto y lo disminuyó para Crucita. 
Eso ha traído graves consecuencias para un gran sector de esta parroquia, que no alcanza a abastecerse porque la falta de presión hace que la poca agua que se envía se quede en las redes, en las guías clandestinas, y sólo llegue al centro del balneario. 
Mientras que a Los Arenales, Los Ranchos y Las Gilces el agua potable no llega porque se cierra una válvula en el sector de entrada a Correagua. 
Se conoció que la situación es similar para los balnearios San Jacinto y San Clemente y para Rocafuerte, porque en Higuerón se divide la tubería.
Una fuente de la planta El Ceibal indicó que se bombean 2.500 metros cúbicos diarios, de viernes a domingo, que se reparten 1.500 m3 para Crucita y lo restante para San Jacinto, San Clemente y Rocafuerte. 
Bolívar Cedeño, jefe técnico de la EPAM, aclaró que no se trata de un desabastecimiento de agua sino de un problema técnico que es reparado para entregar más líquido a Crucita. “Actualmente el abastecimiento es viernes, sábado y domingo. Con el mejoramiento en una de las plantas la entrega de agua será mayor”, señaló. 
 
 ESCASEZ.  Las hermanas Liliana y Mercedes Mejía viven en Los Arenales y tuvieron que ir al centro de Crucita para lavar la ropa en casa de su padre. Regularmente compran agua no potable en La Sequita. Margarita Zambrano, dueña del comedor Rosita, en el malecón, indicó que este año ha sido irregular y en el último mes el agua ha llegado “de a poquito, por horas”
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala