Actualizado hace: 5 horas 44 minutos
LA ULEAM NO ES  UN BOTÍN
LA ULEAM NO ES UN BOTÍN
Por: Pedro Vincent Bowen
pedrovincent@yahoo.com

Domingo 07 Diciembre 2014 | 04:00

Hace un par de días anduve merodeando por los predios de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí. Mi interés: conocer detalles visuales y verbales acerca de la campaña iniciada madrugadoramente por los interesados en heredar el Rectorado que el próximo mes de marzo del 2015 dejará vacante Medardo Mora.

 

Cuatro aspirantes hasta el momento se han lanzado al ruedo. Cada cual con sus propuestas que están siendo difundidas en medios, conferencias, festivales, espectáculos, afiches, volantes, cartas, visitas a las aulas, murales, pancartas, y todo cuanto elemento se utiliza en las estrategias de venta (anunciar es vender) productos o candidaturas.
Todo lo que interesa vender, se anuncia: Jarabes para la tos, pañales, píldoras para el dolor, condones, calmantes para los nervios (si el condón falla), sígueme-sígueme con efecto retroactivo. Sexo por Internet (¿?). Y, por supuesto, candidaturas que incluyen las políticas y hasta las religiosas. 
¿No hemos visto, acaso, que también los aspirantes a Papa se valen de la publicidad para llegar al trono de San Pedro?
De ahí que, confieso, no me sorprendió observar la avalancha de propaganda que vienen realizando los pre-candidatos (¿autocandidatos?) al rectorado de la ULEAM. 
Pero (el infaltable), sí me llamó la atención que se utilice el interior de los predios universitarios con esta finalidad, habiendo tanto espacio exterior, no sólo en Manta, si no en toda la provincia de Manabí, considerando que nuestra Alma Mater está integrada por estudiantes, profesores y empleados que viven en toda la geografía manabita.
Y mi preocupación (y observación) va mucho más allá, en coincidencia con la sabia advertencia que hace Medardo Mora acerca de la prematura propaganda electoral: “No es lo mejor para la Universidad, más aún cuando se está cumpliendo un plan de reforzamiento para tratar de responderle al órgano evaluador, Ceaaces”. (El Diario 23 de noviembre del 2014).
Ya lo dije y lo sostengo: ¡Todos los que aspiran el Rectorado, tienen derecho! 
Eso sí, que, asimismo, previamente, se hagan un examen de conciencia, sincerándose con su yo interno, al que no pueden mentir ni apantallar, para evaluar si en realidad cumplen con el perfil que las actuales normas exigen a quienes están en condiciones de ocupar la silla de Medardo… dado a que no se trata de un botín con toda la connotación que el término significa.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: