Actualizado hace: 11 minutos
Salud
Calidad del agua embotellada está en duda

Santos Reyes duda de la calidad del agua embotellada en Manta desde que compró un bidón y al abrirlo halló restos de basura y gusarapos.

Domingo 07 Diciembre 2014 | 12:12

Esto le ocurrió hace dos semanas. 
Apenas Reyes vio los animales en el agua se preocupó porque estuvo a punto de beberla. “Quizá no sea la única persona a la que le haya sucedido este problema que es muy serio porque nos podemos enfermar”, dijo Reyes. 
El hecho pone en duda la calidad del agua embotellada que se vende en la ciudad. 
En el Centro de Servicio del Control de la Calidad (Cesecca), de la Universidad Laica Eloy Alfaro, realizan análisis al agua de cuatro embotelladoras. Este servicio no es exigido, sólo lo ofrecen y las empresas aceptan. 
Amado Alcívar, jefe técnico del laboratorio, dijo que la prueba que efectúan tiene el fin de verificar el estado microbiológico y físico-químico del agua. “Los exámenes arrojan que la calidad del agua es buena”, expresó. 
Para el técnico esta prueba es elemental para dar confiabilidad a los consumidores. “Creo que la institución pública de control debe dar a conocer por medio de un listado cuáles son las marcas acreditadas para que la gente no compre cualquier agua”, señaló Alcívar.
El funcionario recalcó que en el procesamiento del agua también es fundamental que los plásticos en los que se envasa  estén esterilizados.
Las clandestinas.  Oswaldo Puya, administrador de Italacgua, dijo que a pesar de los controles que la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), hace a las embotelladoras aún existen procesadoras clandestinas que ponen en peligro la salud de las personas. 
Puya contó que le ha tocado ver cómo transforman casas en plantas de agua sin seguridades ni sanidad.  “En algunos casos las áreas de envasado son de piedra   y no están limpias ni esterilizadas”, indicó. 
Pero esto no es lo único, hay procesadoras que etiquetan sus productos de mala calidad con la marca de embotelladoras reconocidas, lo que los perjudica, indicó el administrador de Italacgua. 
Para evitar casos como éstos, en la empresa que dirige Puya han creado un etiquetado especial que impide la falsificación. 
Además llevan un registro de codificación.
“Si antes había 40 embotelladoras ahora hay 60. Las clandestinas aumentan”, dijo Puya, quien considera que esto sucede porque no  hay registros de todas las embotelladoras.
Puya explicó que con el proceso de ósmosis inversa el agua se purifica y se alista para ser embotellada.
Declaraciones. Sobre el tema se consultó a la directora de la Agencia Nacional de Regulación y Control Social zona 4, Irina Torres Ruilova, y mencionó que el martes daría declaraciones sobre los controles que están realizando a las fábricas que procesan agua en la provincia. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala