Actualizado hace: 2 horas 42 minutos
Alfredo Saltos Guale
Cumbre Presidencial bananera

A efectos de impulsar algún tema trascendental ha sido usual que las naciones se convoquen a un foro denominado Cumbre Presidencial, en que los jefes de Estado aprueban declaraciones conjuntas para demostrar la voluntad política o el deseo firme que se ejecuten acciones hacia la consecución de objetivos de mutua conveniencia.

Sábado 06 Diciembre 2014 | 04:00

 La Historia recoge varias  en torno  a la producción y comercialización del banano, recordándose las realizadas en distintos países latinoamericanos, incluida una en Guayaquil, en que se debatió la fijación de un impuesto a las exportaciones como mecanismo para lograr mayores ingresos, así como otras relacionadas con la posición a adoptar en la lucha por mejores accesos de la fruta al mercado europeo. Es de señalar que no siempre hubo unidad de criterio, como  por ejemplo Ecuador no acompañó la aspiración de establecimientos de gravámenes, ni ingresó a la Unión  de Países Exportadores de Banano, UPEB, y se dieron diferencias sobre el reparto de cuotas  para el mercado en la Unión Europea. 

Pero ocurre que en los actuales momentos el Continente  enfrenta el real peligro que sus plantaciones de plátano y banano desaparezcan como consecuencia del impacto incontrolable del Mal de Panamá, enfermedad causada por un hongo que mora en el suelo, que no tiene forma de control, con enorme riesgo para  cerca de dos millones de hectáreas que contribuyen a la alimentación de sus habitantes y a la generación de ingentes cantidades de divisas pues el 70% del banano que se  comercializa en el mundo tiene su origen en Latinoamérica.  Frente a esta situación  hemos observado que todos los organismos públicos de América, responsables  de manejo fitosanitario,  han preparado sus planes de contingencia como medida precautoria que evite su ingreso,  siendo la única incógnita saber cuándo y en qué lugar se posará inicialmente, pues es claro que una vez establecida en un sitio se propaga a una velocidad de 100 kilómetros por año, lo cual significa que de llegar a cualquier punto del país, contaminaría todo  el territorio nacional en apenas cinco años. Lo expuesto justifica  una reunión de presidentes de países latinoamericanos productores de banano que tendría el respaldo de todos, que apruebe un plan conjunto, con suficientes recursos, que asuma compromisos de aplicar sin retraso lo técnicamente recomendable para mantener la región libre del flagelo, evitando la desaparición de una invalorable fuente de alimento y trabajo. Corresponde a Ecuador, como primer exportador del mundo, liderar la iniciativa para  su convocatoria.   
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala