Actualizado hace: 33 minutos
El efecto Antílope II
El efecto Antílope II
Por: Johnny Medranda Mera

Viernes 05 Diciembre 2014 | 04:00

E n mi nota anterior comentamos sobre las limitaciones que la reforma laboral planteada por el Gobierno le impondría al trabajador, una que desincentiva el camino a la inversión, excelencia y progreso sostenido a través del más importante de los recursos en una economía: El humano.

Ahora miremos al segundo actor más importante dentro de cualquier economía: La empresa o el emprendedor. 
Recuerdo una experiencia algunos años atrás, cuando compraba aletas de tiburón en la playa de Tarqui para exportar. Un día hubo un comerciante que pagó el doble de lo que yo estaba dispuesto a pagar y que era lo que el mercado pagaba. 
Le pregunté a este comerciante del por qué ofreció eso. El me respondió “yo pagué eso porque es mi plata, y qué”. 
Talvez tenía que completar algún embarque para pagar a sus trabajadores eventuales. Ese incidente fue una anomalía que se autocorregiría en un mercado donde rige la oferta y la demanda. 
Siendo este el caso, a la empresa se le debe dar la facilidad de hacer con su negocio y dinero lo que mejor crea conveniente dentro de un marco legal y justo, mas no ponerle limitaciones. 
El Gobierno quiere eliminar “contratos a plazo fijo” para darle una estabilidad laboral al trabajador. Esto es una apuesta segura a: 
1) reducir el número de nuevos empleos y negocios, 
2) disminuir la inversión, 
3) si un empleado antes fabricaba 100 jabones al día ahora tendrá que fabricar 200 con la misma paga, 
4) afectar aquellas empresas que requieren de trabajadores eventuales como en el turismo o pesca. 
Los más afectados serán los jóvenes y nuevos profesionales que salen deseosos de la universidad a encontrar un trabajo que ahora muy posiblemente ya no existirá. No habría periodo de prueba. 
¿Qué pasaría cuando un inescrupuloso trabajador miente en la entrevista acerca de sus habilidades y la empresa solo se da cuenta cuando éste ya está adentro con un contrato indefinido por ley?. ¿Cómo se lo termina? Premiándolo con indemnizaciones, por despido intempestivo. 
Además la nueva reforma laboral pretende prohibir el despido de mujeres embarazadas y hasta otorgar una indemnización de 12 meses de salarios por esta clase de prácticas. 
Una medida radical así lo único que causaría es que más se discrimine a la mujer, especialmente aquellas jóvenes que recién salen de la universidad o las que recientemente han formado nuevos hogares. Simplemente se incentivará a contratar más hombres.
Estimados asambleístas, cuando tengan que aprobar o no estas reformas piensen primero en sus hijos e hijas. 
Usemos el sentido común en beneficio de “todos”. Esto no es una lucha social. Es matemática simple y sentido común.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: